El presidente del Bayern Munich supo brillar en los '80 como un eficaz goleador alemán, y ahora -en la previa del cruce decisivo entre su club y el Barcelona, Karl-Heinz Rummenigge deja de lado el lirismo y le apunta a las canillas de Lionel Messi, o al menos eso se vislumbra por el consejo que develó esta semana: "Hay que quitarle diversióna l juego de Messi", anticipó el germano, casi una invitación a darle duro y parejo al rosarino para que no los deje en ridículo.

El ex futbolista, devenido en el principal dirigente del club bávaro, dijo que una de las claves para vencer al Barcelona este viernes en el cruce de cuartos de final de la Liga de Campeones será "quitarle diversión" al juego del astro argentino Lionel Messi, la figura excluyente del equipo catalán.

"Creo que hay que armar una buena táctica para quitarle diversión al juego de Messi; eso sería clave. Siento un enorme respeto por él: tiene algo que quizá nadie tenga en este planeta y es que puede decidir sólo un partido, sin ayuda", elogió el presidente del club bávaro en declaraciones formuladas en Alemania que consignó la agencia de noticias DPA.

Final de México '86: ahí lo sufrió a Diego.
Final de México '86: ahí lo sufrió a Diego.



Rummenigge, de 64 años, se destacó en el Bayern Múnich y en el seleccionado de Alemania que conquistó la Eurocopa de 1980 y obtuvo los subcampeonatos del mundo en 1982 y 1986, ante Italia y la Argentina, además de haber ganado dos veces el Balón de Oro como mejor jugador europeo en 1980 y 1981.

"Messi es un jugador al que hay que vigilar de cerca, quitarle alegría a su juego, porque se divierte jugando a fútbol. Si logramos eso, tendremos opciones de ganarle al Barcelona", concluyó Rummenigge