En el último partido del 2020, el Leeds de Bielsa metió una buena goleada. Fue un 5 a 0 que pudo ser más amplio ante el West Bromwich Albion, que también ascendió este año a la Premier. Y así, el equipo del Loco llega con la moral bien alta para enfrentar el sábado al Tottenham de Mourinho.

"Lo más importante es que fuimos efectivos. Es muy difícil llegar ocho veces y convertir cinco goles, como pasó hoy", dijo el Loco en la conferencia de prensa al final de un partido que ya estaba casi definido a los treinta minutos con el 3 a 0 a favor del Leeds. 

La palabra de Bielsa al final del partido

 

El primero de los cinco goles llegó temprano, de la mano de un insólito pase de un defensor del Albion a su arquero, con el arco vacío. El segundo, a los treinta, con un buen disparo del zurdo Alioski contra un palo. Y enseguida el tercero que demolió las expectativas de los locales. Después de varios pases por todo el frente de ataque, Harrison y Bamford metieron una pared, que este último definió, potente y arriba. Y antes de irse al descanso, hizo el cuarto Rodrigo Moreno 

En el segundo tiempo, claro, hubo menos intensidad. A los 28 minutos del complemento, fue el turno del brasileño Raphinhia, que empezó la jugada en mitad de cancha y la terminó luego de una buena maniobra Shackleton, con un remate al ángulo. Un golazo para decorar la victoria, la segunda consecutiva del Leeds, que suma 23 puntos y queda en el puesto 11 de la tabla. Hace sólo diez días, el cuadro del rosarino había perdido por 6 a 2 con el Manchester United y se había encendido la polémica. Pero fiel a sus convicciones, Bielsa había dicho al final del partido: “No vamos a cambiar nuestra forma de jugar”. 

En el primer cruce de 2021, le tocará ante un emblema del fútbol que prioriza la defensa, antes que la posesión y el estilo, como es el portugúes José Mourinho. Dos escuelas frente a frente, aunque también con presupuestos muy diferentes.