Nos encontramos en un contexto inédito, todas las competiciones deportivas se han detenido y estamos viviendo escenas que parecen extraídas de una novela distópica. Ya se ha confirmado que los Juegos Olímpicos de Tokio se celebrarán el próximo año 2021. Un contexto similar al que está viviendo el fútbol, con competiciones nacionales pospuestas y con los mayores torneos internacionales trasladados a la siguiente temporada.

Si hablamos de fútbol, el golpe ha sido mucho más seco y duro. Muchas competiciones habían cogido ritmo de crucero y los torneos empezaban a definirse. Algunos incluso ya hacían cábalas con relación a hipotéticos favoritos. El comparador de apuestas Oddschecker ya había configurado una lista de posibles candidatos a conseguir la Champions League, pero el paro futbolístico lo ha modificado todo. Está por ver en qué momento volverá a rodar el balón sobre el césped y también cuál será el nivel de los futbolistas cuando vuelvan a sentirse deportistas profesionales. Ahora mismo se encuentran confinados en sus domicilios, realizando entrenamiento de manera telemática bajo la supervisión de los especialistas de sus clubes.

A pesar de todo, la información deportiva no se ha detenido. Los periódicos y las televisiones de todo el mundo continúan ofreciéndonos noticias relacionadas con este universo. Una de las más sonadas de los últimos días guarda relación con uno de los clubes más mediáticos del mundo y con un agente futbolístico que es igual -o más- noticiable que la misma entidad a la que hacemos referencia. Hablamos de la relación entre Mino Raiola y el Real Madrid, dos figuras que parecen condenadas a entenderse.

Lo contextualizamos: hace unos días, el italiano concedió una entrevista para el diario Marca. En la misma, anunció que quería llevar a una de sus grandes figuras al Real Madrid. Toda una bomba informativa si tenemos en cuenta que dos de los grandes objetivos madridistas se encuentran representados por Raiola. El primero es un futbolista que Zinedine Zidane no se ha cansado de elogiar en mil y una ocasiones: Paul Pogba. El jugador, que actualmente milita en las filas del Manchester United, encajaría perfectamente dentro del ecosistema táctico del técnico francés. Ambos son compatriotas y ya hemos visto elogios mutuos entre futbolista y entrenador.

El segundo objetivo blanco es uno de los nombres de moda del fútbol europeo. Bueno, lo era hasta que todas las competiciones han quedado en standby: Erling Haaland. El jugador fichó por el Borussia Dortmund este pasado mercado de invierno, y su rendimiento ha resultado estratosférico: en dos meses ha anotado 9 goles en 8 partidos de la Bundesliga, dos en Champions League y uno en la Copa de la Liga. Esta irrupción meteórica ha provocado que el Madrid lo haya anotado en su lista de futuribles. El Dortmund pagó 20 millones de euros para hacerse con sus servicios, una cifra que podría ser multiplicada exponencialmente si el club decide venderlo próximamente. Según diversas publicaciones deportivas, su cláusula de rescisión quedará marcada en 75 millones a partir de junio de 2021. Una cifra muy baja si tenemos en cuenta los precios que están abonando los principales clubes europeos por incorporar a jóvenes promesas. 

 

A estos 75 millones de euros se le deberán sumar las diversas comisiones que pedirá su representante, famoso por inflar los precios de los traspasos de manera sustancial.

La buena relación entre Raiola y el Madrid se convierte en un hecho inédito, ya que muchas negociaciones que el Madrid ha iniciado los últimos años han sido torpedeadas por el polémico representante. Uno de los posibles puntos de inflexión que han marcado los últimos meses es el traspaso de Areola al conjunto español el pasado verano. José Ángel Sánchez y Raiola mostraron su predisposición mutua para que el movimiento se pudiese materializar.

Las palabras textuales del representante al diario Marca fueron las siguientes: "Quiero llevar a un futbolista definitivo y lo voy a intentar este verano. Sería un orgullo para mí y para mis futbolistas porque el Real Madrid es un gran club."

Si el calendario futbolístico se reanuda, está por ver cuál es el jugador que finalmente recalará en el conjunto blanco. ¿Pogba o Haaland? Seguramente la decisión final estará entre estos dos nombres debido a las necesidades de la plantilla blanca. El adiós de Cristiano Ronaldo aún pesa mucho sobre el Santiago Bernabéu, y son muchos los madridistas que exigen un heredero a la altura.