La clásica Liga Bancos y Seguros, uno de los torneos de fútbol amateur más concurridos de Rosario, quedó en problemas con la posibilidad de no continuar o, al menos, no hacerlo en el mismo predio que ocupa desde hace décadas en Fisherton, ya que esos terrenos serán utilizados para la construcción de un plan de viviendas.

La noticia cayó como un balde de agua fría para los organizadores del torneo que reúne a más de dos mil jugadores amateurs por fin de semana en distintas categorías y de edades que en su mayoría superan los 55 años. 

El predio fue cedido en 2004 por la Municipalidad al Colegio San Francisco Solano, pero como no podían mantenerlo se firmó un comodato para utilizarlo en la liga los fines de semana y la escuela hacía actividades durante la semana. “Construimos las canchas y los vestuarios, y cercamos el predio, y todas las mejoras quedaban para el colegio”, sostuvo el presidente de la liga, Jorge Massei al diario La Capital. 

El dirigente sostiene que la Liga cumple una función social y de contención importante y, si no continúa, “se van a quedar sin poder desarrollar una actividad fundamental para su calidad de vida”.

Sin embargo, hay alternativas por parte de la Municipalidad. Les ofrece que se trasladen a uno de dos predios municipales, uno frente al autódromo municipal y otro en el barrio de Nuevo Alberdi. La Liga le propone que los barrios se construyan allí y que el actual predio sea utilizado en la semana por las escuelas que quieran.

A la hora de los fundamentos sostienen que invirtieron mucho dinero en el predio, cercando, forestando, edificando quinchos, parrilleros, vestuarios, y que si no fuera por eso, ese terreno estaría usurpado.