Santiago corre hace 10 años. Hace 2 conoció a Indio, un joven perro callejero, que lo empezó a seguir en sus trotes y ahora son inseparables. Ya participaron el año pasado del Maratón de Rosario y estos días hicieron la prueba más dura: 50 kilómetros por la ciudad para celebrar los 50 años del humano de la pareja.

“A Indio lo conozco de la calle. Me seguía cuando yo corría”, empezó relatando Santiago Cordiviola. “Él andaba suelto cerca de mi casa, y empezamos a correr juntos. Después tuvo un accidente en una pelea callejera con perros. Lo llevé a un veterinario y decidí adoptarlo. Y siempre amó correr conmigo. Sabe cuando tengo un pantalón corto, cuando tengo las zapatillas. Y de ahí empezamos a hacer maratones juntos”, develó. 

Una amistad forjada en kilómetros.

El año pasado corrieron juntos 15 km en la carrera de montaña en Huerta Grande, Córdoba, y en Rosario realizaron varias pruebas, entre las que se destacan los 30 km del Puente Rosario Victoria y la mismísima Maratón Internacional de la Bandera, los 42 km.

 

Indio recibe los cuidados necesarios para que pueda correr junto a su humano sin lastimarse. (foto: @EncontrateRosario)

 

“Este año, la verdad es que con esto del COVID se nos cortaron todas las carreras, no teníamos ningún objetivo importante, así que decidimos hacer nuestra propia ultra maratón. Como venía mi cumpleaños, 50 años, comenté que tenía ganas de correr 50 km, se me anexó un amigo que me acompañó corriendo, la familia en bicicleta, amigos en bicicleta, el grupo de canicross que nos acompañó tramos, y mi fiel compañero Indio los 50 kilómetros a la par” afirmó contento por la compañía y orgulloso de su pareja de ruta. 

Indio es un perro callejero, mestizo de tamaño medio, “marca calle” lo describe su compañero. Tiene entre 2 años y medio y 3 años, y hace 2 que corren juntos. Descansa, se alimenta, entrena para estar sano en su vida en general y en particular para no lesionarse en las largas distancias que hace junto a “su humano”. El año pasado se sumaron al grupo Go Canicross Rosario en el que los runners entrenan junto con sus amigos caninos. 

En diálogo con Rosario Plus después de la prueba, Santiago contó que “la carrera fue muy especial, porque era toda familia. El apoyo de mi señora, mis hijos, mis mejores amigos, y todos juntos. Los que no corren, fueron en bicicleta. El equipo de canicross me esperó en los silos (museo MACRo), corrimos hasta La Florida cada cual con su perro, con su arnés y todo eso te hace pasar más rápido la carrera”. En las distancias largas la mente juega un papel importante para el corredor, y al respecto nuestro entrevistado aseguró que “a pesar de que es dura se empieza a sentir después del kilómetro 30. Con Indio lo máximo que habíamos hecho fueron los 42 km. Pero terminás con la mente la carrera. Siempre largamos un poco más rápido y después vamos bajando. Pero bueno, a llegar”.

Para la ocasión los asistentes a ese festejo ambulante llevaban remeras y tapabocas especialmente diseñados, con la consigna “50 años, 50 kilómetros”, con la foto de Indio. La caravana de corredores, bicicletas y perros se extendió desde la largada en Fishertón, derecho por Mendoza, tomando luego Pellegrini hasta la costanera, desde ahí hasta el puente Rosario Victoria, y vuelta hasta Fishertón. El cumpleañero y su acompañante cumplieron la distancia prevista en 5 horas 48 minutos. “Nosotros disfrutamos de la carrera, sacamos fotos. No vamos por los tiempos realmente”, afirmó.

 

Indio, el incondicional compañero de Santiago. (foto: @EncontrateRosario)
Indio, el incondicional compañero de Santiago. (foto: @EncontrateRosario)

 

Según contó Santiago, tenían programado el día y los horarios con especial atención en el clima para evitar lesiones, por eso la largada fue a las 6 de la mañana. “Si hacía calor con el perro no corríamos”, porque puede lastimarse seriamente las patas con el pavimento caliente. “Indio nunca se va a quedar. Si yo corro 50, él corre 80. Porque cuando yo lo largo él va y viene, me espera él siempre a mí. Nunca yo voy a ir delante de él. Y si yo lo suelto se escapa 50 metros y vuelve y me busca, me espera, y seguimos así. Y en lugares de tránsito, de gente, le pongo el arnés para que corra conmigo”, relata el mismo día de la carrera describiendo la actitud de su perro.

La pareja descansaba el domingo pasado, luego de la vuelta a trote por la ciudad, pero según Santiago ya tienen en mente una meta superadora “muy a futuro y muy exigente”: Correr en Tilcara la ultra trail de 200 kilómetros en 3 días llamada “Expedición Pacha Mama”.

 

(Agradecimiento especial a Gustavo Martin de @EncontrateRosario por proporcionar las fotos que ilustran este artículo)