Newell’s no detiene su racha. En un partido condicionado por el estado del campo de juego, a la Lepra le costó hacer pie en Santa Fe. Pero una carambola de Sebastián Prediger en el primer tiempo y otro tanto agónico de Maxi Rodríguez le dieron otra victoria a la Lepra, que no quiere perderle pisada a Estudiantes.

Luciano Pocrnjic: se tiró al otro palo en el penal de Ismael Blanco. En el complemento tuvo algo más de acción con un remate de Nicolás Silva que envió al córner y con un despeje con los puños tras un centro en el área.

Luis Advíncula: en el primer tiempo estuvo demasiado preocupado por pasar al ataque y descuidó un poco su espalda. En el complemento casi no pasó al ataque y marcó mejor. 

Fabricio Formiliano: uno de los destacados en la lluvia tarde en Santa Fe. Seguro en los mano a mano, atento a los cruces y firme en el juego aéreo. Buena tarea del uruguayo.

Néstor Moiraghi: otra enorme labor del defensor. Siempre bien ubicado, muchas veces tuvo que salir lejos a cubrir a sus compañeros y lo hizo de buena forma. Cortó muchos avances de Colón y salvó una jugada de riesgo tirándose a tapar el remate en el área. De yapa, se animó a salir jugando varias veces. Llegó a la quinta amarilla y no jugará ante Banfield.

Nehuén Paz: le ganaron fácilmente la espalda en la jugada en la que después cometió penal. Le costó lidiar con la velocidad de Silva. Mejoró un poco en el segundo tiempo.

Juan Ignacio Sills: levantó su producción respecto al partido con River. Atento a los relevos y a ocupar bien los espacios para darlr equilibrio al equipo. Estuvo bien en la recuperación y también en la entrega.

Sebastián Prediger: jugó un partido especial con la gente de Colón, que lo silbó mientras estuvo en cancha. Estuvo algo acelerado y Osella debió pedirle calma para que no vea la segunda amarilla. Si bien el gol que hizo es fortuito, hay algo de mérito en pelearla adentro del área.

Joel Amoroso: sigue sin redondear una tarea ofensiva convincente. Hoy su titularidad se justifica más por lo que hace en el retroceso que por lo que aporta cuando tiene la pelota. Impreciso y apurado, Osella volvió a sacarlo.

Mauro Formica: tuvo más contacto con la pelota cuando se ubicó más cerca de Sills tras la salida de Prediger. Intentó jugar, pero no lo ayudaron sus compañeros.

Maxi Rodríguez: no había hecho un gran partido. Anduvo a contramano y desperdició varios avances por no estar fino con la pelota o por buscar el pase largo. Pero se tuvo fe en la última jugada y le dio otro triunfo al equipo.

Ignacio Scocco: simuló dos veces en el área, pero el árbitro no "compró" ninguna. No le llegó clara la pelota y tampoco se pudo imponer a los defensores de Colón.

Víctor Figueroa: le aportó al equipo mejor destino de pelota y algo de dinámica. No se desentendió de la marca. Está haciendo méritos para que Osella considere darle una chance desde el arranque.

Eugenio Isnaldo: entró fuera de sintonía. Perdió dos pelotas rápidamente y recibió el reto de todos sus compañeros. Levantó la cabeza y resolvió bien en el segundo gol.

Jalil Elías: quizás debió entrar antes porque Prediger caminó todo el partido por la cornisa.

Diego Osella: el equipo le sigue dando señales de que pelea los partidos hasta el final. Y en esa decisión de no entregarse siempre tiene una chance más. También es cierto que la suerte lo está ayudando en algunos momentos adversos, como en el primer gol. Como no pudo jugar por abajo, necesitó de sus defensores para aguantarlo cerca de Pocrnjic y meter alguna contra. Y volvió a ganarlo en el final.