Los rosarinos leprosos dieron pruebas de sobra del aguante al equipo de sus amores, eternizando al equipo en sus cuerpos, porque este sábado respondieron a una original convocatoria de tatuadores con motivo del 115° anivesario del club.

Organizado por dos hinchas, se realizó la tatuada masiva durante toda la tarde soleada, mientras los mas de dos mil hinchas esperaban en largas colas a que 25 tatuadores imprimieran en la piel las iniciales del club y el año de la fundación (1903) a cambio de dos alimentos no perecederos, que serán donados a comedores de la ciudad.

La convocatoria fue en la cuenta regresiva a la inauguración del nuevo edificio "Jorge Griffa" del club en Bella Vista.