En un solo y contundente mensaje, el dirigente leproso que padeció una persecución y balacera el pasado miércoles por la noche, criticó rumores y aseveraciones sobre supuestas vinculaciones de su dirigencia con grupos criminales leprosos. 

Esta declaración del vicepresidente fue posterior a una serie de declaraciones de su par, el ex secretario general leproso Claudio Tiki Martínez, quien se despachó también en Twitter el pasado viernes por la tarde en respuesta a publicaciones gráficas de un medio rosarino: “Dicen que tanto yo como el vice somos 'los únicos' que tenemos diálogo con la barra (...) Jamás tuve ni tuvimos diálogo con ningún barra (…) Armaron un cuentito de supuestos pactos y arreglos y lo único que logran es ensuciar el nombre de quienes fuimos víctimas (…) En vez de pedir que se encuentre a los responsables prefieren escribir sobre especulaciones que no sólo ayudan sino que entorpecen (…) Porque hay una vocación manifiesta por poner a las "victimas" en el lugar de victimarios.  A D'Amico y su hijo casi los matan".

Por su parte D'Amico en su cuenta de Twitter este sábado publicó: "Hablar de que nosotros tenemos vínculos con la barra es desviar la atención. Las vainas incrustadas en la luneta hablan por sí mismas". En el mensaje adjuntó dos imágenes de las vainas en su camioneta baleada, una desde el interior y otra desde el exterior.

Hasta este sábado el dirigente rojinegro no había emitido declaraciones públicas, en un clima de hermetismo de la comisión directiva, que había expresado su "apoyo incondicional" a su vicepresidente y que en sintonía a estas declaraciones de D'Amico, se despegó de posibles vínculos con barrabravas o grupos narcos. En diálogo con Rosarioplus.com, el pasado viernes fuentes oficiales de la dirección leprosa aseguraron: “No sabemos quienes son, no somos gente que comprenda la lógica de estos grupos de barras y del hampa”.

 

Cuando explotó la granada el pasado 27 de septiembre, el propio D'Amico aclaró que la dirigencia "no iba a aflojar" y exclamó que “hay intereses para que se tape todo lo bueno que se está haciendo en el club. Acá hay gente interesada en que a Newell's no le vaya bien".

Un cambio profundo en la manera de proceder por parte de la dirigencia hacia los barras, la aplicación del derecho de admisión para casi un centenar de hinchas entre los que se encuentran cabecillas y segundas líneas, o hasta supuestas promesas incumplidas, son ejes que podrían explicar este fenómeno que parece estar dispuesto a hacer sangrar a más gente.

Los episodios que se acumularon desde que la dirigencia liderada por Eduardo Bermúdez asumió a mitad de año, marcan una disputa interna entre los mismos barrabravas por el poder del paravalanchas que dejó un tendal de asesinatos vinculados al para avalanchas rojinegro.