El gobierno de Santa Fe dispuso desde este lunes que las localidades que no estén incluidas en los grandes aglomerados urbanos puedan retomar actividades en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Incluso en los pueblos de hasta 5 mil habitantes se habilitó el comercio minorista.

"En todas las localidades que no sean del conglomerado del Gran Rosario, Gran Santa Fe y Gran Rafaela se habilita la obra privada, con hasta cinco personas a la vez, los lavaderos, talleres mecánicos y el cobro domiciliario", detalló el ministro de Trabajo Roberto Sukerman en contacto con Sí 98.9.

El titular de la cartera provincial, aseguró que "la medida del comercio en las comunas de hasta 5 mil habitantes se tomó hace unos días en base a informes del Ministerio de Salud de hace unos días atrás y por eso se llegó hasta ahí". "No significa que con el correr de los días se pueda modificar eso y aumentar el número de habitantes para que  abran los comercios en localidades un poco más grandes", precisó.

La falta de casos en Rosario impulsa los interrogantes sobre la flexibilización de más profesiones, comercios e industrias. Respecto a la apertura de más actividades económicas, el ministro subrayó que "depende de la cantidad de infectados, con la circulación o no del virus e ir avanzando con cuidado". "Próximamente el gobernador anunciará una ampliación sobre esto", adelantó.

Además, agregó: "Se irá pudiendo ir avanzar de acuerdo a cómo vaya evolucionando la curva de contagios y la cantidad de infectados".

Por último, Sukerman resaltó la participación de los municipios y comunas en el control de los protocolos lo que permitirá avanzar en habilitar más actividades en otras ciudades.

"Los protocolos son obligatorios y llegaron para quedarse", concluyó.