La cuarentena paró muchas actividades por no poder recibir público, y los zoológicos no corren con mejor suerte. Pero los animales que allí viven deben seguir siendo atendidos, y para mantenerlos entretenidos sus cuidadores les están permitiendo disfrutar de nuevas experiencias.

Liko y Chooner son dos delfines que viven en el Acuario Estatal de Texas y tuvieron la posibilidad de conocer a Chico, un perezoso al que los cuidadores trasladaron hasta el tanque de los cetáceos, y para sorpresa de todos, el encuentro generó las reacciones menos esperadas.

Ambos delfines se acercaron rápidamente para conocer a su nuevo acompañante y se mostraron muy sorprendidos al ver esta nueva especie para ellos totalmente desconocida. ¿Y el perezoso? No pareció importarle y siguió en la suya como si nada importante estuviera pasando.

 

"Con el acuario cerrado temporalmente, Chico, el perezoso, tuvo la oportunidad de un encuentro cercano y personal con algunos de nuestros delfines. Liko y Schooner tenían mucha curiosidad, y Liko incluso se inspiró para intentar copiar la pose del perezoso del revés", escribieron en una publicación en Facebook desde la cuenta oficial del acuario.