Para muchos, hacer la cuarentena solo consistió en dejar de salir y quedarse adentro de su casa, pero a otros la pandemia los encontró en pleno viaje y lejos de casa, complicando lo que tal vez debería haber sido una experiencia para disfrutar.

En el caso de Abril Harguindey Echeverría, cuando se decretó la pandemia ella estaba viajando junto con su mascota por Bolivia y decidió volver a la Argentina cuando los distintos países comenzaron a establecer la cuarentena como prevención.

En ese momento, el consulado le ofreció la vuelta a Buenos Aires desde Salta en micro, pero cuando quiso subir, los choferes no dejaron entrar al animal. Por lo que después de muchas idas y vueltas, la perrita -una cachorra de raza ovejero alemán- quedó en Salta, al cuidado del fiscal, que casi la lleva detenida a Abril por no cumplir la cuarentena si no se subía al colectivo.

Abril y su tierna mascota. La pandemia las ha separado.Abril y su tierna mascota. La pandemia las ha separado.
Abril y su tierna mascota. La pandemia las ha separado.

Ahora mediante un posteo contando la historia con lujo de detalles, Abril pide que alguien que viaje desde Salta hacia Buenos Aires pueda traer a su mascota varada_ "Es una situación muy difícil para todo el mundo, soy consciente de eso, pero esa perrita es mi vida, y la necesito conmigo lo más pronto posible. Si esto que pido está dentro de las posibilidades reales de alguien, lo agradecería con el alma entera y un poco más también", aseguró.

Aunque todavía esta película no llegó al momento del reencuentro, el posteo en Facebook se volvió viral y muchas personas le escribieron para ayudarla. Además de algún que otro palito a la empresa La Veloz del Norte, que fue la empresa que se negó a subir a la mascota de Abril.