Una marcha en silencio, con distanciamiento, con velas y con sus uniformes de trabajo. Esa fue la convocatoria de la enfermería rosarina que en la tardecita del jueves se reunió en Plaza 25 de Mayo para ir hasta el Monumento a la Bandera, donde se hizo un homenaje a los 10 enfermeros y enfermeras que fallecieron durante la pandemia. Y se reiteró el reclamo por la aplicación de leyes que reconozcan a la actividad como profesión y trabajo de alto riesgo.

Desde la Plaza 25 de Mayo, caminaron en riguroso silencio, como lo pide la tradicional imagen de la enfermera que está en cada hospital y tal como es su trabajo, cuando se atiende a un paciente. Al llegar al patio del Monumento, se dispusieron sobre las escalinatas con varios metros de distancia entre cada asistente y realizaron un acto muy emotivo. Y cuando las velas, iluminaban la noche, se leyó un documento.

Allí mismo, RosarioPlus habla con Lucila Monzón Valverde, hermana de Marleni, la trabajadora de la salud del HECA fallecida hace dos semanas, cuya despedida conmovió a la ciudad: “Vinimos de Perú, de Cuzco, hace muchos años. Yo hace 26 años que estoy en un Centro de Salud en la zona sur. Marleni en el Hospital de Emergencias. Estoy acá para recordar a ella, pero también a todos los compañeros y además para visibilizar nuestros reclamos de siempre”, dice.

Mientras se iba leyendo el nombre de cada persona vinculada a la salud que falleció por el Covid19 en Rosario, Monzón Valverde continúa el diálogo con RosarioPlus, con una vela en su mano: “Más allá de ser mi hermana, ella era abogada y era nuestra representante legal, también una compañera de lucha. Ella pudo interpretar las leyes que tenemos y ayudó a construir este colectivo que somos los autoconvocados de la enfermería. Que marchamos para que sea reconocida nuestra labor, pidiendo que se apruebe la ley 9.282, que nos reconoce como profesionales. Esa ley se sancionó, pero nunca se implementó porque no hubo voluntad política. Por eso ahora el reclamo es hacia el gobernador. Y lo otro, es la ley 12.501 que nos reconoce como un trabajo de alto riesgo, que tampoco se nos ha reconocido”.

 

Lucila Monzón Valverde, hermana de Marleni, la trabajadora del HECA fallecida hace dos semanas. Ambas enfemeras.
Lucila Monzón Valverde, hermana de Marleni, la trabajadora del HECA fallecida hace dos semanas. Ambas enfemeras.

 

La norma que debería enmarcar la actividad como de alto riesgo fue sancionada en 2005 y reglamentada en 2012, aunque sin el artículo 25, que es lo que hoy se sigue pidiendo, un planteo que llegó inclusive a la justicia provincial. El grupo Inter Salud, que organizó la movilización de este jueves, viene llevando adelante estos reclamos hace tiempo. "A pesar de la triste pérdida de Marleni, que era nuestra referente, el compromiso es seguir con su lucha. Por estas leyes y por la regularización de los contratos precarizados", dicen aquí en el Monumento.

En el acto, también se recordó que la OMS había fijado que 2020 sea el año de la enfermería. Paradójicamente, han sido estos meses los más complicados en muchísimo tiempo para quienes trabajan en la actividad. 

En el final del acto, un fuerte aplauso abraza a todos enfermeras y enfermeros que murieron por el Covid. Y Monzón Valverde finalmente señala al cronista de RosarioPlus: “Nosotros acá en esta protesta usted verá que respetamos la distancia y el uso de barbijo. Porque es así como trabajamos, con el máximo respeto por el protocolo y por los cuidados. Aún así, nos estamos enfermando y muriendo. Por eso venimos a exigir lo que nos corresponde. Y esto no empieza con el coronavirus, esto es una lucha que tenemos hace rato, que la pandemia profundizó y evidenció”.