El gobernador Omar Perotti anunció la flexibilización de varias actividades y advirtió que los coches, motos y bicicletas de personas que no estén afectados a servicios esenciales podrán circular en la vía pública solo hasta las 20. Pero, a la vez, se habilitó la gastronomía hasta la medianoche. Surge lo que parece ser una contradicción al restringir la circulación pero dar luz verde a reunirse en bares y restaurantes. ¿Entonces?

La explicación está en el medio de transporte por el cual se podrá circular. Después de las 20 solo podrán estar en la calle en vehículos particulares aquellos que estén afectados a servicios esenciales. Si alguien se moviliza después de las 20, por ejemplo para salir a cenar a un bar, sólo podrá hacerlo en transporte público, es decir, colectivo, taxis o remís. "Ni auto, ni moto, ni bicicleta",  advirtió el gobernador quien aclaró que se procederá a secuestrar los vehículos.

De fondo puede pensarse en una medida para reactivar la actividad de los servicios públicos, porque por el lado sanitario no hay medio más seguro que el vehículo particular. Lo cierto es que la comunicación ha vuelto a ser confusa y quedan expuestos vacíos a la hora de la aplicación de las medidas. Un caso puntual es el traslado a pie del que no han hecho mención: ¿se puede después de las 20 caminar unas pocas cuadras hacia uno de los destinos habilitados?