El hallazgo de dos cadáveres estremece al barrio porteño de Monserrat. Se trata del cadáver de Nicolás Silva, un empleado de una financiera encontrado en un placard de una casa particular luego de estar desaparecido más de un mes, y el de un abogado con una bolsa en la cabeza en su estudio jurídico a sólo tres cuadras del otro crimen.

Este último caso se trata de un abogado de 61 años que fue encontrado asesinado a media mañana de este lunes con sus manos atadas y una bolsa en la cabeza en su estudio jurídico de ese mismo barrio atravesado por la avenida 9 de Julio. Por el momento no trascendieron más datos.

Una imagen del cambiador de
dólares, con la misma ropa
que vestía al ser asesinado.
Una imagen del cambiador de dólares, con la misma ropa que vestía al ser asesinado.

En cuanto a Nicolás Silva, el joven que trabajaba para una financiera como “arbolito”, había desaparecido el pasado 4 de octubre y lo encontró la dueña del inmueble.  El hallazgo se registró el domingo por la tarde en el cuarto piso del edificio situado en Venezuela 1218 a raíz de la denuncia de una mujer, identificada como Brenda Blanco Rondón (39), de nacionalidad peruana, quien aseguró que lo había encontrado minutos antes.

La denunciante detalló que desde hacía una semana había sentido un olor fuerte y que creía que se trataba de los excremento del perro labrador de la familia, pero que al limpiar un placard de tres puertas sacó tres valijas y debajo de ellas halló el cadáver.

La mujer precisó que su marido, identificado como Pablo Reyes (34), empleado de la empresa de seguridad Gruspa, se había ido horas antes de la vivienda tras una pelea conyugal y que no sabía nada de él porque había dejado en el lugar su teléfono celular. La policía buscaba como sospechoso al marido e hijo de ellos, respectivamente, quien era empleado de una empresa de seguridad privada y había cambiado dólares con la víctima.