A tres meses de haber obtenido un aumento de la tarifa, los taxistas van por una nueva actualización. La semana pasada los titulares de taxis habían pedido un 60%, pero ya las pretensiones bajaron y el Concejo municipal se sentaría a analizar el tema. 

El lunes se presentó en el Palacio Vasallo el titular de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (ATTI), Mario Cesca y adelantó su posición que determina un pedido de suba tarifaria del 40%, una solicitud inferior a la expuesta la semana pasada por la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis (CATILTAR) del 60% de reajuste.

Algunos bloques del Concejo deslizaron, entre bambalinas no en la reunión, hacer algo salomónico: 50% desdoblado que podría ser un 30% en septiembre y un 20% en noviembre. Hoy la bajada de bandera está en 177,20 pesos durante el día y a la noche 207,10 pesos, por lo que si la tarifa se aumenta en un 40% pasaría a 248 pesos y si lo hace en un 50% llegaría a los $265,8.  

Vale recordar que se viene de un aumento en mayo. El anterior había sido para las Fiestas de fin de año en medio de una tensión entre el Ejecutivo y los taxistas por el pobre servicio en cantidad y calidad que ofrecen. La suba se ató a la mejora de la circulación para las fiestas. Estos porcentajes se sumaron al 30% otorgado a fines de junio de 2021 cuando la bajada diurna pasó de costar 81 pesos a 105 pesos. Es decir, que desde entonces se acumuló aproximadamente un 100%, superando con creces la inflación.  

El pedido continúa en estudio, y la comisión de Servicios Públicos se mantiene a la espera de los números oficiales del Departamento Ejecutivo Municipal para determinar su posición.