El intendente Pablo Javkin encabezó el lanzamiento del programa Marcas de Memoria impulsado por la Secretaría de Género y Derechos Humanos de la Municipalidad de Rosario, destinado a señalizar y visibilizar en el espacio público múltiples huellas de la historia política, social y cultural que representan hitos de la memoria colectiva de la ciudad.

En el marco del próximo Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, la primera acción del programa tuvo lugar durante la misma jornada, con la colocación de la respectiva señalética en la esquina de las calles Madres de la Plaza 25 de Mayo y Francia, la que incluye los nombres de todas las mujeres que integraron, en distintos momentos históricos, la Asociación Madres de la Plaza 25 de Mayo.

En su mensaje, Javkin mencionó que en la historia política local "siempre hubo una disputa porque la memoria estuviera presente en sus calles", y agregó: "Con este programa buscamos dejar marcadas las huellas de esas luchas, no sólo las luchas de los organismos, las luchas obreras, las luchas sociales, que están en nuestro paisaje urbano y que a veces hay que hacer el ejercicio de recordarlas, de difundirlas, de multiplicarlas”.

En un pasaje de su charla recordó al recientemente fallecido periodista e integrante de la organización Hijos Juan Emilio Basso Feresín -Juane para muchas y muchos-: “Todos sentimos la presencia de Juane que, seguramente, hoy estaría acá”, dijo el intendente, y afirmó: “A nosotros nos tocó aprender de esa lucha de las Madres, familiares, sus hijos y sus nietos”.

“Quienes entramos a la militancia por el lado de la política en los años 80 empezamos a descubrir y profundizar no sólo la tragedia que había sucedido, también el ejemplo heroico a nivel mundial de esas Madres desafiando a la dictadura, con un pañuelo como arma, y encontrar consecuencia en la lucha por memoria, verdad y justicia”, continuó en el mismo sentido el titular del Palacio de los Leones.

 

Señalización de calle Madres Plaza 25 de Mayo

 


Y concluyó: “La pandemia nos enseña que tiene que primar lo colectivo sobre lo individual y ésa también es una lección de lucha de las Madres y de la herencia que dejaron en cada uno de los organismos; cuando miramos al futuro desde lo individual, evidentemente erramos, cuando prima lo colectivo, cuando entendemos que las luchas son colectivas, evidentemente el destino es otro”.

 

 

"Nuestras viejas, las viejas de Rosario"

Por su parte Alicia Gutiérrez -al frente de la Dirección General de Derechos Humanos y Memoria, perteneciente a la Secretaría de Género y Derechos Humanos del municipio- remarcó la importancia de poner en valor “la tarea de las Madres de la Plaza 25 de Mayo de Rosario. A ellas, nuestras viejas, las viejas de Rosario, porque generalmente se nombran las de Buenos Aires o de otros lugares, y a veces nos olvidamos de las nuestras, con las que hemos compartido muchísimos espacios de lucha”, dijo.

También recordó la propuesta que generó Ana Ramón, una alumna de 11 años del complejo Educativo Gurruchaga, que en el año 2005 propuso que esta calle del sector de Puerto Norte se llamara Madres de la Plaza 25 de Mayo. “Aquella niña hoy es docente de ese complejo educativo y ella pensó que era importante que se honrara la memoria de estas mujeres, y nosotros también lo pensamos y estamos acá”.

La directora de DDHH explicó que con Marcas de Memoria la propuesta es "intervenir en el espacio público, en nuestras calles, visibilizando historias de esta marca común y de esas memorias urbanas, porque creemos que las calles en Rosario han sido y son el lugar donde se dirimen los conflictos, donde se dan las disputas por la justicia y la igualdad”.

“La calle es el lugar donde tantas otras y otros han luchado por nuestros derechos y donde hoy se lucha por la conquista de los derechos que tenemos que construir”, finalizó Gutiérrez.