Virginia Ferreyra, la bailarina de 32 años que fue baleada el pasado sábado tras quedar en medio de un tiroteo en Maestros Santafesinos e Isola, durante el cual fue asesinada su madre, permanece internada en la Unidad de Terapia Intensiva del HECA, en coma farmacológico y con asistencia respiratoria, en estado crítico pero "más estabilizada".

"Está en coma farmacológico con asistencia mecánica ventilatoria y con un soporte drogas inotrópicas parar sostener su presión arterial en valores normales, con un leve descenso de estas dosis", explicó a la prensa Andrea Becceruchi, subdirectora HECA, en un nuevo parte médico ofrecido este miércoles.

Al respecto, la especialista sostuvo que "desde su ingreso hasta hoy podemos decir que esta un poco más estabilizada". Asimismo, explicó que no está prevista una nueva intervención quirúrgica en lo inmediato "pero depende de la evolución o si aparece alguna complicación". "Cuando este más estabilizada queda por resolver una fractura en el fémur", agregó Becceruchi.

"Hay que ser muy cautos con los informes y pronósticos porque es muy reciente, que estemos hablando de ella ya es bueno. Entro con lesiones muy graves que se han podido resolver pero todavía no esta fuera de peligro", cerró la subdirectora del HECA.