Las empresas y comercios que dependen del movimiento turístico siguen sin poder recuperarse luego del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) y muchos decidieron cerrar sus puertas definitivamente ante la incertidumbre sobre la llegada de una segunda ola de coronavirus al país.

En la ciudad de Rosario, casi la mitad de los hostels, que hace un año hospedaban a los viajantes que llegaban desde diferentes puntos del mundo, cerraron sus puertas.

"El año pasado cerraron 7 (uno temporal) de los 18 hostels que hay en la Cámara", afirmó Omar Ortigüela, presidente de la Cámara de Hostels de Rosario, en diálogo con Rosarioplus.com, y remarcó que la cifra podría variar si se tiene en cuenta a los establecimiento que no forman parte de la agrupación.

"Quedamos los clásicos, los que estamos en la movida desde hace mucho, y cada uno sigue como puede. Muchos nos transformamos en residencias para que viva gente y pague de forma mensual", indicó.

La provincia de Santa Fe recibió durante diciembre y enero 145 mil visitantes, cifra que la ubicó entre las diez provincias más elegidas por los turistas en lo que va de esta temporada de verano. Estos alentadores números no fueron percibidos por los titulares de los alojamientos de la ciudad.

"Este feriado largo sería como un comienzo del año, porque en enero no vino mucha gente. Los hostels trabajamos más con europeos, ahora llamaron algunas personas de Buenos Aires y Córdoba, pero fueron pocas las consultas", lamentó Omar y remarcó: "El turismo recreativo y joven, todo lo que nosotros hacíamos publicidad en años anteriores, todavía no se activó".

Aunque el panorama es complejo, desde la agrupación anticiparon que siguen trabajando para potenciar al actividad turística en la ciudad: "En estos días vamos a largar un video para mostrar lo mejor de la ciudad e invitar a las nuevas generaciones que vengan a Rosario".

 

En cuanto a la ocupación de plazas en la ciudad este fin de semana, Ortigüela dijo que la cifra "va a ser un buen medidor" de cómo viene el año. "Antes teníamos 2 mil camas y las llenábamos en carnaval, ahora quedaron 300 y si no se llena hay que ver qué hacer", indicó el emprendedor y aclaró: "Son sólo cuatro días, nosotros tenemos que estar llenos diez días al mes para que el negocio sea rentable".

En tanto, el presidente de la Cámara de Hostels de Rosario volvió a pedir que la regulación y control de los lugares de alojamiento que no cuentan con habilitación y ofrecen sus servicios por internet: "Hay toda una movida de lugares que no están habilitados y estaría bueno que juguemos el mismo juego. Cuando está en el circuito informal, tiene otras tarifas y no podemos competir".

Por último, Omar solicitó el compromiso de los diferentes gobiernos para aplicar un programa de subsidios o incentivos para el sector. "Nosotros invertimos todo el tiempo, tenemos casas grandes que mantener, pagamos alquileres; necesitamos créditos blandos para poder seguir", afirmó Ortigüela y señaló que los beneficios del Estado nacional y provincial que recibieron fueron "paliativos".