Los centros de revisión técnica vehicular (RTO) registran un incremento en la cantidad de vehículos rechazados porque no tener la aptitud requerida para circular. Y notan que la mayoría coincide en tres déficits comunes: neumáticos en mal estado y falta de mantenimiento en amortiguadores y luces.

Carlos López, director ejecutivo de la Cámara de Centros de Inspección Vehicular de Santa Fe, dijo a Sí 98.9 que ese detalle se ha hecho frecuente en los últimos meses. Los rechazos han aumentado en este primer semestre. Un 15% de los vehículos que ingresan a los galpones de revisión no superan el examen de aptitud. Una proporción alta en relación con el promedio de años anteriores.

"Notamos un cambio en la costumbre de usuarios. Normalmente, la gente demandaba más en vísperas de vacaciones, en verano o en invierno, esto es enero y julio. Pero este semestre notamos que la demanda está más repartida, más equilibrada y se ha distribuido a lo largo de los meses", observó.

"Lo que hubo –agregó Sánchez– es un aumento de inspecciones rechazadas. Las anomalías más comunes son el estado de las cubiertas, la falta de mantenimiento en amortiguadores y luces. Son tres causas de rechazo frecuentes, entre más de 300 puntos que se controlan. Es responsabilidad del usuario mantener el vehículo en condiciones. Aún estando vencidas la revisión técnica recibimos igual. Verificamos para la seguridad propia y de terceros", dijo.

El incremento de estas falencias en los vehículos, acaso sea atribuible al encarecimiento de repuestos y autopartes.

La revisión vehicular actualmente cuesta 4.500 pesos en toda la provincia. Los vehículos tienen que pasar esa prueba a los 3 años de antigüedad, luego cada 2 años; y cuando tienen 7 años de haber sido nuevos, deben realizar el examen cada año