El directorio del grupo Vicentin sumó otra imputación penal, y en el territorio de los querellantes y damnificados por la megaestafa sostienen que toda la ofensiva judicial desembocará en una acusación por lavado de dinero.

El abogado Gustavo Feldman, representante legal del corre acopio Commodities SA (del grupo Grassi), dijo a Sí98.9 que "en un futuro no muy lejano la imputación será también de lavado de activos", en alusión a uno de los mayores escándalos financieros de la historia nacional, y que estalló en diciembre de 2019.

En diálogo con Ariel Bulsicco, Feldman valoró la decisión del juez Román Lanzón de haber aceptado y reforzado la acusación formulada en octubre pasado contra el directorio, al incorporar a tres ejecutivos más, Eduardo Gancberg, Diego Mejuto y Daniel Pájaro, de la firma Renova, como acusados de administración fraudulenta.

La imputación alude a 55 mil toneladas de soja que Vicentin / Renova recibió de Commodities y las desconoció. Así le ocasionó una pérdida por 24 millones de dólares. 

Esta causa se suma al combo de asuntos judiciales de Vicentin: la investigación por la millonaria estafa contra el Banco Nación que se investiga en los tribunales federales de Buenos Aires, una investigación de Afip que se tramita en un juzgado de Reconquista, y el ya conocido concurso de acreedores que dirige el juez Fabián Lorenzini. "Una parodia de juicio", lo definió Feldman.