Tres operarios resultaron quemados en la sala de control eléctrico de la planta de reducción directa de Acindar, en Villa Constitución, cuando por razones que se investigan recibieron una descarga eléctrica que generó fuego. Fueron trasladados al Sanatorio Británico de Rosario, donde están fuera de peligro, aunque uno de ellos tiene un 50 por ciento del cuerpo comprometido.

Los operarios pertenecen a la contratista IMESA, y realizaban la alimentación de agua en la acería, algo que se realiza una o dos veces al año, para lo cual se frena la producción.

Apenas sucedió la descarga intervino personal de bomberos  y el comité mixto de seguridad de la empresa, y luego la investigación para determinar qué causó la gran descarga quedó en manos de la Fiscalía de Villa Constitución.

“Los directivos de Acindar poco después que trasladaron a los heridos querían volver a arrancar con los trabajos, pero se logró no hacerlo, ya que ahora hay que peritar las máquinas para ver por qué ocurrió” señaló el referente de la UOM Villa Constitución, Silvio Acosta, en diálogo con Rosarioplus.com.