"Estábamos adentro y escuchamos el tiroteo, pero no vimos nada", dicen unas vecinas de De La Salle al 5800, azoradas por la escena violenta con la que concluyeron el fin de semana largo, este lunes, ya de noche en esa cuadra de Empalme Graneros.

Fue una cacería que hizo evidente hacia las 20.30, cuando desde un auto dieron alcance al Volkswagen Fox que conducía Alejandro Ramírez, de 31 años, acompañado por su pareja, Giuliana M., de 30. El hombre murió allí mismo, en su butaca. La mujer salió por sus medios, baleada en las piernas y se encuentra hospitalizada en estado delicado.

La calle estaba desierta aunque no era tarde. Había fútbol en la tele y era casi la hora de la cena. Además, según explicaron al móvil de Sí 98.9, el grado de hechos violentos en el barrio es tal que sus habitantes prefieren evitar la calle a ciertas horas. Para no exponerse como pudo haber sucedido este lunes de repente.

"Fueron más de 10 tiros, seguro. Había un auto que chocó contra la columna y en el volante el chico ya estaba muerto, con tiros en el tórax. La chica salió pero tenía tiros en las piernas", comentaron vecinas.

La sangre en la vereda y el impacto de un balazo en el portón de una vivienda. (RosarioPlus)
La sangre en la vereda y el impacto de un balazo en el portón de una vivienda. (RosarioPlus)

Todas las fuentes consultadas afirmaron que la pareja emboscada no es del barrio. "No los conocemos, el chico murió enseguida, y la chica estuvo un rato hasta que vino la policía, los gendarmes. Hasta las 11 de la noche estuvieron acá", agregaron.

En rigor, según la versión oficial, tanto Ramírez como su pareja tienen domicilio declarado en Tero al 9200, una humilde cuadra del barrio Unidos, de reciente urbanización, atrás del estadio mundialista de hockey "Luciana Aymar".

"Aparentemente, los venían siguiendo porque se ve que hubo un disparo allá y luego el auto se incrustó acá. No es que venían a buscar alguien de la zona. Eran 8 y media de la noche, no había nadie en la calle pero podía andar alguien. Esta zona es terrible, tiros todas las noches, heridos, muertos. La semana pasada mataron a un chico a la vuelta. Dicen que es por la droga, pero no nos queremos meter ni saber", concluyeron.