El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, aclaró que el número de delitos en la ciudad no han aumentado en el último tiempo y remarcó que la reducción de homicidios, con respecto al año pasado, se logró por un trabajo conjunto y no porque el "espíritu santo nos ayudó".

"Me dicen que los delitos aumentaron y los números dicen que no es así", afirmó el politólogo y recordó que los asesinatos en la ciudad disminuyeron este año. "No es el espíritu santo que nos ayudó. Hubo un trabajo para lograrlo", dijo.

"Ministerio, Municipalidad y Policía estamos atentos a la situación que se está viviendo en Rosario y estamos programando diversos operativos", señaló el funcionario, en diálogo con la prensa, en el Centro Municipal de Distrito Sudoeste.

Respecto a las marchas que se realizaron este jueves por la tarde, en distintos puntos de la ciudad, el ministro indicó que están "atentos a todos los reclamos" pero cuestionó a algunas agrupaciones que impulsan las diferentes movilizaciones para pedir seguridad: "Gran parte de las acciones de muchas de estas asociaciones son de corte política. Eso no significa invalidar el reclamo de la gente".

 

Marcelo Fabián Sain on Twitter

 

"La marcha de ayer (jueves) es un llamado a todo el conjunto de la sociedad, que tiene el 47% de pobreza. Si creen que eso no genera condiciones para un contexto de violencia somos marcianos", manifestó el politólogo y agregó: "Algunas cosas Seguridad la puede resolver, otras no".

Asimismo, Sain comentó que los patrullajes diarios se duplicaron desde que llegaron al gobierno (pasaron de 30 a 70) y aspiran a tener 130 vehículos con personal para garantizar la seguridad de la ciudad. También aclaró que todavía hay 40 patrulleros destinados a custodiar personas en procesos penales.

En cuanto a las balaceras, el titular de la cartera de seguridad señaló: "Muchas responden al problema del narcomenudeo. Se esclarecen rápidamente". "Ha cambiado mucho la cultura criminal, no tienen problema en llevarse puesto a una persona en frente de su familia, en cualquier horario, con menores adelante. Eso no es un problema del esquema de Seguridad, tiene que con una cultural social/criminal violenta", remarcó.