Desde hace unas semanas los comerciantes del microcentro rosarino notaron un aumento en episodios de hurtos en sus comercios y en la calle a peatones, y decidieron alertar a través de la Asociación Amigos de Peatonal Córdoba a las autoridades policiales. Un operativo que contó con tareas de inteligencia detuvo a diez personas que trabajaban en grupo.

Este miércoles al mediodía, efectivos lograron identificar en inmediaciones de Córdoba y Entre Ríos, a un grupo compuesto por hombres y mujeres, diez en total,  que se encontraban en actitud sospechosa. Luego de requisarlos encontraron en las prendas de uno de ellos un teléfono celular que, según afirmó el parte policial, no le pertenecía. Pero también se demoró al grupo de personas que lo acompañaba, algunos oriundos de la provincia de Córdoba.

Este operativo responde a la reunión mencionada donde comerciantes le trasladaron la inquietud a la Policía de Investigaciones (PDI) que dispuso un trabajo de agentes vestidos de civil durante unos días. Además, los comerciantes resolvieron una comunicación a través de grupos de WhatsApp para avisarse acerca de algún episodio.

Los carteristas actúan en lugares concurridos como cruces de esquinas
Los carteristas actúan en lugares concurridos como cruces de esquinas

Desde la PDI afirmaron que se manejan de a pares, y se hacen señas para identificar peatones vulnerables que se encuentren desatentos mientras caminan u observan vidrieras. Mayormente se mueven en zonas concurridas y esperan un descuido para abrir las carteras y bolsos, y sustraer los elementos como celulares o billeteras. Incluso las bolsas con las compras.  

Según contó a Sí 98.9  Nelson Graells, dueño de Sport 78 y referente de la Asociación de Amigos de Peatonal Córdoba, los agentes le afirmaron que los mecheros y mecheras se mueven mayormente en los locales de calle Entre Ríos y Corrientes.

“Es necesario que hagan estos operativos porque si no actúan es impresionante con la profesionalidad que trabajan. No es fácil porque van cambiando las personas ahora, y hasta vienen de otras provincias”, consideró Graells.

El alerta de los comerciantes no se redujo a esta semana sino que piensan en las semanas de diciembre cuando se acercan las fiestas y el flujo de clientes es mayor dentro los locales, las galerías y por supuesto las veredas. “Por otro lado ya tuvimos con la policía santafesina una reunión para ver cómo serán los refuerzos de fin de año para controlar diciembre y las fiestas”, agregó.