El asesinato de un chico de 18 años, coronado por una andanada de disparos, estremeció la noche del barrio Antártida Argentina, en el extremo oeste. La víctima se llamaba Luciano Saucedo, y cayó bajo las balas calibre 9 milímetros que lo encontraron en la bocacalle de Chaparro al 1500 (Montevideo al 7800).

Dos amigos (Fabricio L. de 29 años, y Luciano S., de 18) salieron a la calle cuando a la medianoche del lunes oyeron el tiroteo. Más tarde, la policía secuestraría 14 vainas servidas de pistola 9 mm. Los jóvenes encontraron a Saucedo malherido en el cuello. Y aunque lo llevaron al cercano policlínico San Martín, en Chubut y Guatemala, el muchacho herido pereció.

Testigos relataron a la policía que los disparos provinieron de un automóvil, al parecer, un Chevrolet Astra. 

La investigación del homicidio quedó a cargo de Adrián Spelta, de la Fiscalía de Homicidios Dolosos, quien ordenó el resguardo del lugar del hecho y dermotest para la víctima.