Es una de las postales preferidas de la Rosario elegante. Por la Bolsa de Comercio, con su centenaria tradición de ser el ámbito ideal para los negocios que hicieron siempre los dueños de los granos que genera el próspero sur santafesino. Pero también por las otras cúpulas señoriales que están alrededor, coquetos edificios de estilo europeo que con el tiempo fueron alojando corredoras y financieras, plagadas siempre de jóvenes ejecutivos que se desplazan en autos de última generación. Un rincón de la ciudad alejado de la marginalidad plebeya, esa que ocupa las páginas policiales cuando disputa territorio para el negocio de la venta de drogas. Hasta que algún descuido hace que las coordenadas se crucen y quede todo a la vista. Como pasó con la historia que se contará a continuación, que arranca en septiembre de 2020 con el impactante crimen de Marcelo 'Coto' Medrano, un narco que había sido integrante de Los Monos, y que hacía tiempo que había decidido armar su propia banda. Allí, se abrió una investigación que inquietó a varios jugadores importantes de las cuevas del centro y que tuvo  nueva escena la última semana, con la imputación por encubrimiento de información al reconocido financista Eduardo Carey. 

El crimen en la estación

El sitio donde mataron a Coto Medrano, en Granadero Baigorria.
El sitio donde mataron a Coto Medrano, en Granadero Baigorria.

Marcelo Medrano no había tenido nunca en vida un comercio legal o actividad económica demostrable ante la AFIP. Había sido integrante de Los Monos y luego se largaría por cuenta propia, hasta ser uno de los capos del negocio de la droga en la zona norte de Rosario, también uno de los líderes de la barra de Newell's. En eso andaba a los 44 años, cuando decidió reaparecer tras un tiempo guardado -se supone que en Victoria, en la isla- y fue ultimado en Granadero Baigorria, con 15 disparos que lo sorprendieron en la noche del jueves 10 de septiembre de 2020.

Hasta allí había llegado con su mujer. Pero cuando bajó a comprar unas Menthoplus a la YPF que está al lado del Policlínico Eva Perón, las personas que lo habían citado al lugar lo cosieron a balazos. "Su esposa se había quedado en en el auto y sobrevive al ataque. Cuando ella declara, cuenta que alguien lo había citado a ese lugar a 'Coto'. A partir de ahí, nuestra hipótesis de trabajo es entonces que alguien lo entregó", le explica a RosarioPlus el fiscal Matías Edery; que tuvo a su cargo la investigación por el homicidio, junto a su colega Luis Schiappa Pietra.

Esa noche Medrano salió de comprar caramelos en el minimarket de la estación de servicio y de un auto en el que dos hombres lo esperaban, bajó uno y empezó a dispararle. "Con el fin de reconstruir la escena, abrimos el teléfono de la víctima y encontramos que tenía chats de WhatsApp con otra persona identificada en el celular como "Amigo Dólar". Tenían varios mensajes y coordinaban puntos de encuentro, dos cuevas financieras en las que se encontraban", continúa Edery.

La conexión financiera del mundo narco

El inicio de los allanamientos en las oficinas de Corrientes 832.
El inicio de los allanamientos en las oficinas de Corrientes 832.

La escena del homicidio mafioso se muda ahora a la city rosarina, siempre en el relato de los hechos que tiene la investigación realizada por los fiscales: "Las direcciones de encuentro de Medrano con quien tenía agendado como 'Amigo Dólar', eran al menos dos: una era una cueva de Córdoba y 1ero de Mayo, frente al Monumento, que después cerró. La otra, era Corrientes 832. Cuando pudimos avanzar con la investigación y logramos allanar en esta última dirección, fuimos allí, donde funcionaba Cofyrco".

El operativo se hizo con personal Organismo de Investigaciones (OI), el Grupo de Infantería de Respuesta Inmediata y la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), el 23 de marzo de 2021, a media mañana. Los cronistas de los móviles radiales y televisivos acudieron al lugar, cuando ya los efectivos estaban trabajando dentro de la financiera. Ese día sólo se pudieron conseguir algunas imágenes de agentes de espalda en la puerta del edificio. Sin embargo, para la investigación criminal, aquel sería sólo el primer paso para "tirar de un hilo", cuyo final aún no se conoce.

Varios delitos al mismo tiempo

Ese día, en Corrientes y Córdoba hubo sorpresa por la presencia de los uniformados.
Ese día, en Corrientes y Córdoba hubo sorpresa por la presencia de los uniformados.

El allanamiento pudo dar con los directivos de la financiera que habían vendido al menos dos veces dólares a Medrano. En total, lo que demostró la Agencia de Investigación Criminal es que el líder narco había comprado allí 35 mil dólares en dos operaciones. La última, el mismo día en el que horas más tarde sería asesinado: había llevado 2.350.00 pesos para cambiar por 17.776 dólares.  

"En el teléfono de 'Coto' queda claro para la investigación que hicimos que sus movimientos estaban vinculados a los del narcotráfico y que una parte de esa actividad necesitaba de la compra de dólares, porque hoy en Rosario la cocaína se compra cash en esa moneda. Al no tener actividad que le permita demostrar los ingresos, el narco se sirve de las financieras. Y ahí queda claro cómo las dos cosas que se conjungan: el narcotráfico y el lavado de dinero", le dice el fiscal Edery a RosarioPlus.

Por esta venta de dólares a una persona que no tenía forma de demostrar sus ingresos, el fiscal Narvaja, de la Unidad de Delitos Económicos del MPA, imputó a Fernando Vercesi y Guido Garay, dos de los directivos de Cofyrco con los que acordó un juicio abreviado. Además, se demostró violación del régimen penal cambiario e intermediación financiera no autorizada, ya que además la firma no tenía permiso del Banco Central para vender dólares.

Otro crimen conexo 

El allanamiento a Cofyrco abrió una nueva ventana para investigar las conexiones del narcotráfico con los negocios de la noche y del sector financiero. Lo describe el fiscal Edery: "Al ingresar a las oficinas por sorpresa y por la fuerza, encontramos con que en la financiera tenían escondidos casi 200 DNI. En ese momento todavía existía la posibilidad de hacer un 'rulo' comprando dólares a valor oficial para venderlos en el mercado negro. Hicimos la averiguación en el Banco Central y verificamos que con esos DNI se había comprado moneda extranjera, pero se trataba de documentos extraviados, la mayor parte de ellos en el boliche de La Fluvial, en el mismo lugar en que se dio el homicidio de Carlos 'Bocacha' Orellano".

En la investigación por los delitos económicos, todavía debe avanzarse con la imputación a Patricio Carey, otro de los integrantes de Cofyrco y uno de los apellidos más renombrados del sector financiero local, por la tenencia de los 174 DNI. Con respecto a la mecánica de los hechos, fuentes de la investigación explicaron que quien había actuado como vínculo entre Medrano y la financiera fue otra de las personas detenidas en marzo al allanar Corrientes 832: Sergio Zapata. Todos los nombrados en relación a Cofyrco son jóvenes de entre 30 y 32 años. 

Si esto mismo pasaba en Estados Unidos, ya hubiera podido confirmarse una penalidad gravísima, porque allá al delito se lo denomina 'usurpación de identidad'. En la Argentina, si bien resta avanzar con la imputación que debe hacer el fiscal Sebastián Narvaja, el delito que podría adjudicarse es de falsedad de documento. Aunque la mecánica completa es mucho más densa, porque hay un narco que lleva pesos en bolsos a la city para hacerse de dólares en el mercado negro, que luego usa para pagar la droga en forma "mayorista"; dólares legales que además se sospecha eran comprados con DNI perdidos en los boliches de La Fluvial.

Con un dato particular, que puede sumarse a la ensalada de nombres que se repiten: tras la muerte de Orellano, el abogado que representó a quien figura como dueño del boliche de La Fluvial, fue Carlos Varela, el mismo que luego defendió a la financiera por lo encontrado en los allanamientos.

Escena final: el empresario preocupado 

Mientras se daban los allanamientos de marzo de 2021 en Cofyrco, hubo preocupación en actores del sector financiero. Es que a la par del operativo en Corrientes 832, se desplegaban órdenes de detención en lujosos countries donde viven los directivos de la firma. Pero además, este medio pudo reconstruir que hubo un momento muy especial: un reconocido empresario de medios de esta ciudad preguntó en las cercanías de la Casa Gris si había información sobre una posible detención en su contra. Es que el corrillo en la city hablaba de dos mesas funcionando en Corrientes 832. "Se decía que además de la cueva narco, que hacía este tipo de operaciones como la de Medrano, había una mesa de dinero más grande. Y algunos que tenían plata ahí se asustaron", deslizó una fuente que pidió mantener su identidad en reserva y que participó de la investigación, pero no terminó de explicar por qué aquel ejecutivo de medios supuso que podría haber una orden de arresto para él. 

Hay una última escena que descubrieron los investigadores al revisar los videos de las cámaras de seguridad de Cofyrco. Cuando los gendarmes entraron para iniciar el allanamiento, las imágenes muestran movimientos en las oficinas de atrás de la financiera. Y se advierte que uno de los integrantes de la firma, Eduardo Carey, entró y salió varias veces.

Haciendo zoom sobre los registros, se advirtió que los otros directivos de la empresa le iban pasando cada uno su tablet, y que Carey escondía entre su ropa. En cada salida, descartó esos soportes digitales para esconderlos de la policía. ¿Qué información había en esos dispositivos electrónicos? ¿Por qué no fueron aportados a la Justicia? Son preguntas que se hizo el fiscal Sebastián Narvaja, que imputó el último 16 de diciembre al financista por "encubrimiento agravado por delito precedente especialmente grave". El imputado, Eduardo Carey, ese día se negó a declarar. Y la investigación debe seguir.