El principal tema de conversación en la ciudad de Santa Fe, desde el sábado, es la escena de una mujer que destrozó a golpes de matafuegos el lujoso vehículo de un reconocido abogado penalista de esa capital, Raúl Berizzo. Máxime cuando en ese mismo momento el letrado fue encontrado por sus hijos desvanecido en la cama de su departamento. 

Lo que empieza a trascender es un asunto de índole privada concerniente a la relación personal que tendrían Berizzo, de 67 años, y Jesica M., de 37, cuya inusitada acción quedó eternizada en un video casero que pronto ganó las redes sociales y la hizo tendencia.

Mujer destrozo con un matafuego una camioneta BMW en Santa Fe

La fiscal Lucila Nuzzo investiga pero ya con la imputada en libertad. Jesica salió este domingo de la comisaría santafesina a la que había sido conducida luego de dañar la BMW X5 de Berizzo.

En tanto, el abogado fue internado en el hospital Cullen, de la capital provincial, y quedó en terapia intensiva, en estado delicado. Fuentes del caso señalaron, escuetas, que Berizzo incurrió en "una ingesta medicamentosa" que lo dejó inconsciente. Sus hijos, cerrajero mediante, lo habían encontrado tirado en el dormitorio de un departamento sobre el bulevar Gálvez, en barrio Candioti.

Jesica M. tiene declarada como actividad económica la fabricación de productos textiles y venta de muebles. Al parecer, sostenía una relación informal con Berizzo, pero el ataque del sábado a la noche con el matafuegos no sería el primer incidente que deriva en escándalo entre ambos.

La policía, por ejemplo, allanó el domicilio de Jesica en Guadalupe Oeste, y luego el de su madre, en la localidad de Arroyo Leyes, y allí se encontró el teléfono celular de Berizzo.

Al ser detenida Jesica pateó a una mujer policía, luego en la comisaría rompió un escritorio con más patadas, y causó disturbios por un buen rato. La fiscal ordenó que se le practiquen exámenes toxicológicos y revisar las imágenes de videovigilancia en la zona, para saber qué ocurrió antes de la agresión desatada por la mujer. La incógnita es también averiguar las circunstancias en las que Berizzo quedó desmayado en el departamento de bulevar Gálvez al 1400 mientras en la calle Jesica destrozaba su auto de alta gama. 

Son testigos clave dos hijos del letrado, quienes increparon a la mujer. “No te pego porque sos mujer, si fueras hombre ya te hubiera cagado a trompadas”, amedrentó uno de ellos. Este le dijo luego a la policía que Jesica y su padre tenían una relación sentimental, y que esta clase de problemas ya había sucedido antes.