Una escucha clave dejó más complicado a Monchi Cantero
Una escucha clave dejó más complicado a Monchi Cantero

Ramón “Monchi” Machuca, uno de los líderes de la banda Los Monos, suma un nuevo procesamiento, esta vez por haber ordenado un ataque a balazos sobre una vivienda donde vendían drogas fuera de su control, situación que produjo el asesinato de Lourdes Canteros, de 14 años, tras recibir disparos en su abdomen mientras estaba en el living de la casa.

Si bien en su declaración indagatoria del 8 de Junio de 2016, dos días después de ser atrapado tras una fuga de casi tres años, Machuca negó los hechos imputados y manifestó que dicha imputación le sorprende, que desconocía esos hechos, y que nunca mandó matar a nadie, las escuchas telefónicas lo desacreditaron.

A los fines de determinar la responsabilidad del imputado Machuca en los hechos investigados, la selección de las escuchas ordenadas de modo cronológico, permitieron reconstruir los acontecimientos donde habla con el ejecutor de los disparos y hasta con un policía que le da datos concretos.

Cuatro días antes de la muerte de Lourdes Cantero, en fecha 11 de Mayo de 2013, a las 11:01, el apodado “Gabi” (integrante de la banda de “Los Monos”, de identidad desconocida) se comunica telefónicamente con Monchi y le informa:

“Monchi, yo le dije al Hernán, viste que tenés la competencia ahí, a donde está el Hernán, del lado del Barrio de la Carne, y que está muy bien instalado”.

Machuca: “Ah, ¿de quién es?”.

Gabi: “No sé si es pariente del Culín, es el pibe, anda en un Focus gris”.

Machuca le ordena a Gabi: “yo ahora estoy yéndome a Buenos Aires, cuando venga... averiguá bien, bien dónde es, todo”.

Gabi: “Dale, si vos me das apoyo le sacamos, lo podemos echar y nos queda la casita para nosotros”.

El 12 de Mayo de 2013, a las 20:49, Machuca lo llamó a Gabi y le dijo “venite acá a las seis que estoy haciendo comentar la parada que me dijiste”.

Gabi: “Ah, sí, el de la cortadita, ese nuevo”. Le explicó: “fijate entre Buenos Aires y Laprida, en el medio está”, y agregó “yo ahí estoy yendo para allá, así te explico bien, si querés te lo muestro”, Machuca accedió y luego se acercaron al lugar para observar.

Al otro día Gabi le dijo que mandó “a uno de los pibes” a verificar “y sí, está trabajando, y es una casita más de acá al lado, que está escondida, y se entra y se compra ahí atrás, y está el auto, el Focus ese gris que yo te había comentado”.

Machuca: “Listo... ahora dentro de un rato paso a ver”.

Unas horas más tarde, Machuca le ordenó: “Dame la dirección justa de la casa, cómo se llama la calle, todo”. Media hora después, diligentemente Gabi le informa: “Conscripto Bernardi 6374”.

Acto seguido, Machuca llamó a “Tiburón” (el imputado y empleado policial Juan Ángel Delmastro, quien en esa época se encontraba asignado a la Dirección General de Control y Prevención de Adicciones Zona Sur) y le preguntó si le suena “Conscripto Bernardi 6374”. El policía le dijo que no, Machuca le ordenó: “Bueno, averiguá si alguno lo tiene habilitado (si lo cubre la policía), porque está cerca del mío y se lo voy a mandar a cerrar”.

Al día siguiente, el 14 de Mayo de 2013, un día antes de la muerte de Lourdes, a las 11:16, el policía alias “Tibu” le dijo a Machuca que “sí, está acá, lo tienen acá, pero no importa, dale boludo, no digas nada y dale”. Machuca le preguntó “¿de quién es?” y el policía le contestó que no sabe.

El día del ataque, a las 21:34, Machuca lo llamó a “Hernán” (imputado Cristian Hernán Bustos) y le preguntó si hay “dos lucas en cambio”, a lo que Hernán le contesta que sí. A las 21:39, Machuca lo llamó a Gabi y mantuvieron la siguiente conversación:

Machuca: “¿Te pagó el Negro allá?”.

Gabi: “No, no me dio nada”.

Machuca: “Bueno, venite del Hernán que ahí le digo que te pague. Escuchá: ¿podremos hacer hoy eso? ¿No dieron con el auto hoy?”. (Se refiere a que la intención era balear al auto y a la casa)

Gabi: “No, no, no, pero le vamos a dar... a lo otro, a lo que está ahí solo. ¿Qué decís vos?”.

Machuca: “Está bien, dale a mansalva”.

Esta última frase fue clave porque según la jueza, Machuca determina un accionar sin mesura o cuidado alguno. Aproximadamente a las 22, con puntual eficacia, múltiples disparos impactan contra el frente de la vivienda ubicada en Conscripto Bernardi 6374, algunos ingresan al interior y uno de ellos le quita la vida a la menor Lourdes Nerina Canteros.