Casi tres meses después de su liberación, Ignacio Mario “Ojito” Actis Caporale vuelve a aparecer entre las noticias vinculadas al narcotráfico en Rosario y la región. Esta vez, el ex piloto de turismo carretera no será el protagonista principal de la historia, y su lugar será ocupado por sus laderos que pudieron evadir a la Justicia en 2012.

Los múltiples allanamientos realizados este miércoles por la mañana, y ordenados por el Juzgado Federal N° 3 a cargo del juez Carlos Vera Barros, permitieron desbaratar una distribuía y vendía cocaína, ketamina, MDMA y marihuana en la región.

Durante la investigación, que comenzó hace dos años, el fiscal federal Claudio Kishimoto pudo establecer cómo se conformaba esta red criminal y cuáles eran sus lugares de acopio y métodos de comercialización.

En el procedimiento judicial, se identificaron a varias personas con distintos niveles de responsabilidad (proveedores, distribuidores, vendedores al menudeo), entre los que se encontraban al menos tres personas que integraron la banda narcocriminal de Ignacio “Ojito” Actis Caporale, desbaratada por la PSA en 2012.

Los operativos que se realizaron este miércoles, con catorce allanamientos en Rosario, el barrio privado Funes Hills y Roldán, fueron solicitados por la Justicia a instancias de la Procunar, como parte de una causa federal en la que había sido detenido el suboficial de la Policía provincial Nicolás Balzi, que por entonces prestaba funciones en la comisaría 2ª de Cañada de Gómez, por comercializar pastillas en fiestas electrónicas.

El narcomenudeo en los eventos musicales fue la punta del ovillo que derivó en la investigación de una estructura criminal con cocinas de drogas, lugares de acopio y complicidad policial. Entre los allanamientos de este miércoles por la mañana, se encuentra el domicilio de Leandro M., un policía que vive en French y Florida, en la zona norte de la ciudad. En el lugar no se encontraron drogas, pero sí una suma importante de dólares. Se estima que el sospechoso tendría una cocina de drogas en Roldán.