Un segundo asesinato emergió en la mañana del martes en Rosario, y la fiscal a cargo de investigarlos baraja la posibilidad de que ambos crímenes tengan relación entre sí.

Luego del hallazgo de una mujer ejecutada a tiros e incendiada junto a un auto en los confines de barrio Godoy, otro cadáver apareció en un camino rural de Soldini, distante a pocos kilómetros. Y el calibre de bala utilizado para ambos homicidios es el mismo, advirtió la fiscal Gisela Paolicelli.

Fue también en la mañana del martes, cuando operarios de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) denunciaron que habían divisado sobre una banquina el cadáver de un hombre joven.

“Es un chico de entre 20 y 25 años que no tenía documentación que lo identifique. Fue encontrado tirado al lado del camino y actualmente está trabajando el médico en el lugar”, explicó la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El cuerpo estaba vestido y a la vera de un camino rural cercano a la continuación de la calle Batlle y Ordoñez, en jurisdicción de Soldini.

La fiscal reveló que investiga la probabilidad de que ambos homicidios tengan conexión entre sí. “En principio hay una relación de tiempo - espacio porque están bastante cerca y la hora de la muerte podría ser similar en ambos casos, a la medianoche, y además porque el calibre con el que se cometieron sería el mismo”.