El niño baleado el miércoles pasado durante un ataque mafioso que dejó dos hombres muertos en Cavia y Cabassa, villa conocida como Puente Negro, se recupera aún en el Hospital de Niños Zona Norte, informó una fuente de ese centro médico.

"Francisco se encuentra todavía en terapia intensiva, está despierto, su evolución favorable en estos días. No requirió más cirugías que la que se hizo al principio. Igualmente sigue bajo control y monitoreo, pero está lúcido, habla", celebró el jefe de UTI, Gustavo Sciolla en alusión al nene de 9 años que quedó en la línea de fuego de al menos tres pistoleros que dispararon una ráfaga de balas contra tres hombres que compartían una gaseosa en la vereda de un quiosco.

"Se irá restableciendo de a poco, tiene potencial de recuperación. Había tenido una lesión vascular por herida de bala, que causó un shock hemorrágico cuando arribó aquí, pero obstruimos el vaso que sangraba y el paciente fue evolucionando bien", indicó.