A un año de la muerte de Carlos Daniel "Bocacha" Orellano, su padre abrió las puertas de su casa para recibir al móvil de la Sí98.9. Desde el barrio Empalme, en la zona noroeste de la ciudad, se pudo escuchar el testimonio de Edgardo, este pescador de 60 años que comenzó una nueva vida el 24 de febrero de 2020, cuando su hijo fue a bailar al boliche de La Fluvial y nunca más volvió.

"Hace un año a esta hora estábamos organizando para ir a la isla en familia. Carlitos siempre cuando volvía de bailar nos avisaba y cruzábamos a buscarlo. Ese día no llamó. Y cuando mi señora se volvió preocupada, nos dimos cuenta que no había pasado por acá ", contó mientras mostraba la humilde casita que con él mismo había levantado para su hijo, al lado de la suya.

 

"Era un pibe joven, lo ayudé a que tenga una habitación con cocina y baño acá en el mismo terreno que yo, pero independiente, para que si quisiera tener intimidad con su novia o juntarse con amigos pudiera hacerlo", relató. 

 

Orellano también contó que hasta muy tarde habían estado pegando afiches con su señora y los amigos de su hijo. "La mamá de Carlitos está durmiendo, terminamos re tarde. Esto nos cambió la vida. Y por más que metan presa a media humanidad, a nuestro hijo nadie nos lo devuelve" , dijo con dolor.

Luego de la nota, contó cómo Bocacha tomaba el colectivo a las 5 de la mañana para ir a trabajar a la fábrica Liliana. Y que le encantaba nadar. "Se crió conmigo en el río, era imposible que creamos en la versión de que se ahogó solo, sin que lo golpeen. Si a los nueve años ganó un premio de natación en Carcarañá y siempre nadó muy bien", dijo con lágrimas en los ojos.

En estos días, a través de la Asociación Civil que se creó tras la muerte de Bocacha, su familia presentó un proyecto para crear un espacio de memoria en Ming River House, una propuesta que apunta a abrir un centro de asistencia a las víctimas y promover actividades culturales.

En la nota con Sí 98.9 Edgardo Orellano expresó su dolor, reiteró su pedido de justicia y contó las sensaciones que se le mezclan al cumplirse un año del asesinato de su hijo en manos de la seguridad privada del local bailable. 

"Se siente con mucha tristeza por no tener más a nuestro hijo, tristeza por la Justicia que no trabaja cómo debe trabajar, tristeza por la corrupción que se ve en la policía. Todo el tiempo estuvieron borrando pruebas, borrando filmaciones. Hay cuatro personas imputadas recién ahora cuando las pruebas estuvieron desde el primer momento", detalló el padre.

"Desde el momento en que Bocacha no está, no tuvimos más paz. Mi familia quedó destruida, algunos con tratamiento psiquiátrico, y hace un año que no paramos en busca de justicia", dijo.

Finalmente el padre fue tajante en la reiteración del pedido de Justicia: "A mi hijo no me lo van a devolver, pero la lucha nuestra ahora es por los que están vivos, y para que no haya más otro Bocacha. Para que no sigan matando gente con impunidad". 

Escuchá la entrevista completa aquí

 

#NadieEsPerfecto | Edgardo Orellano by Sí 989

El proyecto para crear el sitio de memoria se presentó en el Concejo Municipal de Rosario durante la mañana de este miércoles. A las 18 se llevará a cabo un acto en La Fluvial por el primer aniversario de la muerte de “Bocacha”, quien será homenajeado por su familia y amigos.