La Justicia confirmó las condenas a Gabriel Strumia, a 17 años de prisión, y su esposa Roxana Michl, a 6 años y medio, por la desaparición forzada de la joven sanlorencina Paula Perassi. Además, el Tribunal ordenó la detención del matrimonio.

La lectura del fallo fue realizada por la camarista Bibiana Alonso, que conforma el tribunal junto a Gabriela Sansó y José Luis Mascali, este miércoles por la mañana en los Tribunales provinciales (Moreno y Pellegrini).

 

 

Paula Perassi desapareció en septiembre de 2011, cuando estaba embarazada de su amante Strumia, según consta en la causa. La hipótesis es que el empresario y su esposa privaron de la libertad a la joven para obligarla a abortar y que en esas circunstancias murió, aunque nunca se halló el cuerpo.

El 28 de noviembre de 2019, la Sala I de la Cámara de Apelaciones de Rosario había revocado parcialmente el fallo de primera instancia que había absuelto a todos los acusados, y dictó la sentencia para el principal responsable de la desaparición de Paula, confirmando desde la Justicia mediante pericias que ambos mantenían una relación.

Strumia fue condenado entonces a 17 años de cárcel como “autor penalmente responsable del delito de privación ilegal de la libertad coactiva, agravada por tratarse la víctima de una mujer embarazada”.

A su esposa, Roxana Michl, se le dictó por su parte la pena de siete años de prisión por ser considerada “partícipe secundaria penalmente responsable” del mismo delito.

Sus abogados no tardaron en apelar la resolución, basándose en que uno de los tres jueces no votó a favor de la condena.