Mientras la Municipalidad espera por los subsidios nacionales para aumentar el precio del boleto, los concejales de la comisión de Seguimiento de la Emergencia del Transporte Urbano de Pasajeros pusieron sobre la mesa los principales problemas que el sistema viene arrastrando desde que se declaró la emergencia en el sector.

Entre los reclamos de los ediles se destacaron la baja frecuencia, los acotados recorridos, la falta de puntos de recarga de la tarjeta Movi, la antigüedad de las unidades y la eterna promesa de aplicar la SUBE en la ciudad.

En la tercera reunión de la comisión desde su creación, al momento de disponerse la emergencia en el TUP por la pandemia del coronavirus, los ediles recibieron diversa información respecto al servicio por parte de los funcionarios municipales y técnicos del EMR.

Fue en simultáneo con las deliberaciones de Pablo Javkin y los intendentes de Córdoba, Santa Fe y otras ciudades en las que decidieron postergar el aumento de tarifa (aquí se iría a 85 pesos el boleto) a la espera del subsidio nacional.

Según indicaron los directivos, el servicio "tiene un 80 por ciento de pasajeros" de los que subían a las unidades antes de la cuarentena. También anticiparon que “en 30 días se firmará el convenio marco” para la implementación de la tarjeta Sube (Sistema Único de Boleto Electrónico).

Por su parte, la concejala Silvana Teisa, de Todos Hacemos Rosario manifestó su preocupación por “la antigüedad de las unidades” que se incorporaron para cubrir servicios que dejó de prestar la empresa El Cacique.

Respecto del tema en ciernes se indicó que tanto la empresa estatal Movi, como la privada, Rosario Bus, tiene planteada la compra de unidades “pero no hay fecha de entrega por parte de las carroceras, porque no hay llegada de chasis importados”.

En tanto, la presidenta de la comisión de Servicios Públicos, Verónica Irizar, del bloque Socialista, precisó que “el Ejecutivo hizo un raconto del enorme esfuerzo para tratar de mejorar la situación con la incorporación de nuevas unidades, con el inicio de las clases” y en el mismo sentido respecto al mejoramiento de algunas línea, por ejemplo en Fisherton, la llegada a la Siberia y Echesortu.

Además, la edila recordó que “el 80 por ciento de los reclamos antes de mayo del 2022 correspondían a líneas que administraba El Cacique –que hoy todavía están trabajando con acupuntura fina para mejorar- bajó un 30 por ciento los reclamos”.

Igualmente mencionó que dijeron que “están trabajando en la salida de la emergencia, que es en noviembre”  y el “otro gran tema es la implementación de la Sube que beneficiará a los rosarinos que cobran la Asignación Universal por Hijo (AUH), empleadas domésticas, jubilados de más de 65 años, por fuera de la franquicia que hoy tiene el municipio, porque al darle un subsidio tendrán mayor propensión a subirse al colectivo”.

También se planteó “la necesidad de trabajar con la Nación en la red de carga de la Sube”.

En tanto el edil Salinas, indicó que “independientemente de los datos” sobre la evolución de los pasajeros, se precisó respecto a la implementación de la tarjeta Sube, aunque advirtió que “lo tomamos con mucha cautela” ante otros anuncios similares.

Asimismo, Pedro Salinas, de Ciudad Futura, preguntó acerca de las máquinas canceladoras para la tarjeta Sube y se mencionó que “ya están” y de las 650, 620 las aportará la Nación y otras 30 la Municipalidad.

También destacó como “relevante” que se consignó que “a los 120 días de firmado el convenio la tarjeta Sube se implementará”.

Por último, los ediles que integran la comisión “formalizaron reclamos de más de 100 entidades, vecinales, clubes”, con relación a diversos aspectos del servicio.