Son los recursos, estúpido, podría decirse parafraseando por enésima vez la célebre frase. El abordaje de la seguridad parece tener una solución primaria de financiamiento. Ni de estrategia, ni de conducción, ni de ideología. Se requiere plata para patrullar, para tener más elementos, más horas extras. Después viene el resto. 

La violencia en algunas zonas calientes de Rosario no da tregua y contabilizar homicidios, proyectar cifras de muertos sirve solamente para saber si se está peor que el año anterior. Probablemente haya una banalización en ese contador que todos los días suma. Parece mejor buscar en las ejecuciones presupuestarias. 

En voz baja lo dicen desde hace tiempo algunos funcionarios de Seguridad. "Cuando tenés que reforzar el patrullaje en una zona caliente con más efectivos, lo proponés y aceptan por el pago extra. Pero si al mes y medio todavía no le pagaron las horas extras, reclaman con razón y la próxima no la van a querer hacer", sostuvo a Rosarioplus una fuente al tanto de lo administrativo. 

Ahora enfocó ene se sentido el secretario de Seguridad Pública, Claudio Brilloni, a quien desde el oficialismo y la oposición lo señalan como capaz y dedicado. "No hay una liberación deliberada o malintencionada de las zonas para patrullar. (...) de ninguna manera hay intenciones espurias de liberar las zonas. Todos los recursos que tenemos los ponemos en la calle y de todos modos no alcanzan", lanzó en La Ocho.

Tweet de Ministerio de Seguridad de Santa Fe

El intendente Pablo Javkin puso el dedo en la llaga y se quejó de la nula presencia policial en los barrios, puntualmente en el corredor Alberdi. Eso valió una reacción del ministro de Seguridad, Rubén Rimoldi, y llamó a un encuentro con Javkin y sus pares del Gran Rosario. Allí el ministro señaló que “esta reunión tuvo como objetivo diagramar una nueva forma de afrontar los operativos", pero cuando en su asunción anunció como primera medida poner más policías en la calle, no sólo rediagramar. En tanto, el jefe de la Policía de la provincia, Miguel Oliva, destacó que “lo que se le explicó a los intendentes es que vamos a reubicar los distintos móviles operativos". Queda expuesto el mal de la sábana corta. 

La oposición no suelta el tema y hace un tiempo pidió información sobre los 3.000 millones de pesos para la seguridad que giró Nación en septiembre de 2020 y aparentemente no se ejecutaron. Ahora pidió en la Legislatura una convocatoria para que Rimoldi asista al recinto y explique qué pasó con la Ley de Emergencia en seguridad durante estos ocho meses y para conocer cuál es el plan de seguridad para pacificar Rosario. Es decir, primero que explique qué pasa con la plata y luego qué piensa hacer. Quizás sea el ministro de Economía el mejor capacitado para explicar los números. 

Al margen de los análisis a los barrios que sangran no le importan los números. Sí les importa la protección, que no sea todo gratis de parte de los delincuentes que se cosen a tiros y le tiran a inocentes, ni por parte de la policía que lejos está de ser capaz y correrse de la propia violencia. En la semana una discusión por una garrafa terminó con un joven con un tiro en la frente de parte de una policía que era parte de la violenta trifulca. La madre de la víctima habló con las tripas en las manos y se preguntó ¿Por qué?, una pregunta que puede empezar a responderse en un análisis sociológico complejo y difícil de abarcar.