El ministro de Seguridad, Marcelo Sain, fue el encargado de romper el silencio que mantenía el gobierno acerca de la causa de juego ilegal que puso contra las cuerdas al senador Armando Traferri, pero, finalmente, no avanzó. “El gobierno apoya la investigación y apuntala a los fiscales, esto va ir a fondo”. 

En tanto, defendió su trabajo investigativo con los fiscales. “Soy asesor de los investigadores porque tengo experiencia. No soy un improvisado. Gané un concurso, me formé en Europa en investigación de delitos económicos. ¿Cómo siendo ministro no voy a poner eso al servicio de quien está a cargo de algo estas características? ", Dijo a la prensa luego de presentar una serie de patrulleros .

En cuanto al frustrado desafuero, sostuvo que cualquier legislador debería someterse al proceso mientras que la inmunidad debe ser solo de arresto. "Si yo tengo la cola limpia, me someto al proceso de investigación. Investigar no es condenar. Cristina Kirchner no tuvo ningún problema en ser investigada y pidió ir a juicio oral en las causas. Para mí es un ejemplo", sostuvo con la prensa en la presentación de patrulleros. 

 

 

También vinculó las leyes llamadas anti Sain, aquellas que lo obligaron a rendir fondos reservados y le impiden volver a su cargo en el Organismo de Investigaciones, una maniobra por frenar este tipo de investigaciones. “Aquellas leyes «anti Sain», sancionadas impúdicamente entre el bloque peronista conservador o vandorista y Frente Progresista, era, al fin y al cabo, para impedir y condicionar estas investigaciones, y amedrentarme”.

“Acá tiran piñas y cuando uno le pega una piña, dicen que soy agresivo, pero me encajaron diez piñas antes. Si querés boxear, bancate el frote. No podés decir que dirijo una estructura ilegal de Inteligencia y manejo fiscales y quede como un comentario pueblerino de la política santafesina ”.