La Municipalidad de Rosario envió al Palacio Vasallo las bases y condiciones del nuevo pliego para licitar el nuevo sistema de higiene urbana y gestión de los residuos de la ciudad, y este lunes los ediles comenzarán a analizar la propuesta.

Además, el Ejecutivo les solicitó a los concejales una prórroga de la prestación de servicios actual, que finaliza en julio, por 24 meses. 

"Es un pliego licitatorio por servicios complejos, que llevan un tiempo extenso de tratamiento", remarcó Luciano Marelli, subsecretario de Espacio Público y Respuesta Cercana de la Municipalidad, y continuó: "Contiene el mismo esquema de servicio que tenemos en la ciudad, pero incorporamos un fuerte esquema de separación, tanto de reciclables como orgánicos".

El pliego abarca la recolección de residuos domiciliarios, verdes y voluminosos, el barrido manual y mecánico y el desmalezado de cuadras con cordón cuneta, la limpieza de peatonales, centros comerciales, de la costanera norte y de espacios públicos en barrios Fonavi, la asistencia y erradicación de minibasurales crónicos y otros servicios complementarios.

Respecto de las nuevas características del pliego, el funcionario comentó: "Hay innovación en lo que es control de las prestaciones, se incorporarán sensores en todos los contenedores para poder visualizar en tiempo real cómo se van asistiendo".

Asimismo, Marelli indicó que se utilizará un "software más específico para controlar el rendimiento" y se establecerá "un piso de calidad en las prestaciones".

El nuevo sistema apunta, entre otras cuestiones, a fortalecer y promover la separación en origen con metas concretas de cumplimiento, en sintonía con aquellas fijadas en el proyecto de modificación para la ordenanza N° 8335/2008, enviado por el Ejecutivo al Concejo en noviembre del año pasado, con el objetivo de lograr una fuerte reducción de los residuos urbanos. Para ello, se sumarán más contenedores para reciclables y se sumarán nuevos para residuos orgánicos.

Así, en 2025, el 45% de la población de la ciudad contará con servicios para separar residuos reciclables y el 15% para hacer lo propio con residuos orgánicos. En 2030, el 30% de la población (unos 280.000 vecinos y vecinas) dispondrá de servicios para separar orgánicos y el 60% (unos 600.000 vecinos y vecinas) reciclables, duplicando la cantidad actual.

"Incorporamos en una parte de la cadena una planta de separacioón y tratamiento de residuos húmedos", apuntó el subsecretario de Espacio Público y Respuesta Cercana de la Municipalidad, en diálogo con Ariel Bulsicco en Sí 98.9. "Es un proceso que implica concientizar y proporcionar equipamiento para que la ciudadanía tenga la posibilidad de separar sus residuos y dejarlos en un lugar", agregó.

Además, la propuesta incluye una importante inversión en infraestructura, equipamiento y tecnología, superior a los 5 mil millones de pesos. Se renovará la totalidad del equipamiento en vía pública de las zonas licitadas, mejorando la calidad de camiones y contenedores; se incorporará nuevo equipamiento para mejorar la higiene de contenedores para separación en vía pública y de espacios públicos; se incluirá tecnología que permita verificar y fiscalizar la prestación de servicios en tiempo real, esto es, la asistencia y limpieza de los 9.000 contenedores que existen en la ciudad hoy.

En la misma línea, se agregará un programa para eliminar progresivamente minibasurales y transformarlos en espacios públicos de calidad.

Otro punto importante del nuevo documento es la incorporación del sistema de paridad de género en la prestación de los servicios de higiene urbana, según las exigencias de la Ordenanza Nº 10.290 sancionada en 2021.