El juez Carlos Gazza validó la imputación al fiscal adjunto Gustavo Luzzini y a la de su ex jefe, Patricio Serjal, en el marco de la causa que investiga la contaminación de la Petroquímica Bermúdez.

Los ex funcionarios fueron procesados por el cierre inexplicable de la investigación penal en 2019, siendo que ya se había comprobado en ese momento que la fábrica del empresario Sergio Taselli había realizado operaciones de un fuerte impacto ambiental al manipular material tóxico luego de haber cerrado la planta unos años antes.

Ahora en el ambiente político de la provincia hierven los comentarios sobre la figura de uno de los imputados, Luzzini, de quien dicen que durante la gestión del ex gobernador Miguel Lifschitz fue designado en un cargo dentro de Inspección General de Personas Jurídicas –en Fiscalía de Estado– en el cargo y convalidó la designación de Serjal como jefe de los fiscales rosarinos a pesar de que éste no contaba con idoneidad suficiente para semejante cargo, tal como después se comprobó en el affaire de las coimas del juego clandestino.

“A Luzzini y Serjal se los acusa de incumplimiento de los deberes de funcionario público, encubrimiento y omisión de persecución. Sin embargo, respecto de los dueños de la fábrica, el juez tomó por válido el archivo de la causa. En este último caso, aceptó la pretensión de la defensa y decidió dilatar la imputación”, había explicado el fiscal Matías Edery, sobre la solicitud para que los funcionarios sean imputados.

 

Fiscales Luzzini y Serjal, imputados.
Fiscales Luzzini y Serjal, imputados.

 

A pesar del avance de la causa, Gustavo Luzzini sigue teniendo una vida política activa. El ex fiscal acusado de encubrimiento puso su firma en la carta que emitieron hace unas semanas los afiliados al Partido Socialista y adherentes al proyecto político progresista ante "el inminente proceso de renovación de autoridades en nuestra organización prevista, tanto en el distrito Santa Fe como a nivel nacional, para el próximo 18 de abril de 2021".

Por otro lado, respecto de la aprobación de Serjal como jefe de fiscales de Rosario, el diputado provincial Carlos Del Frade había manifestado: "Era un fiscal de categoría mediana y aparece luego en el gobierno de Miguel Lifschitz cuando no había sacado la mayoría de puntos en el concurso. No era el más calificado. Y en agosto de 2017 archiva dos causas importantes: por un lado, un pedido de investigación sobre subsidios que estaban dando los senadores en la provincia de Santa Fe. Y archiva la mega causa de lavado de dinero con escrituras truchas de inmuebles, que se hacían con empresas privadas". Dentro del derrotero de cajoneo de causas, se encuentran el caso de contaminación de la Petroquímica Bermúdez, que esta semana llegó a la instancia de imputación penal.