Las posturas en la Cámara de Diputados de la Nación sobre la nueva ley de alquileres quedaron bien marcadas y este miércoles se emitirán dos dictámenes diferentes en la Comisión de Legislación General.

Por un lado, el Frente de Todos impulsará un proyecto de reforma de la normativa que incorpora incentivos fiscales para propietarios e inquilinos con el fin de mejorar la oferta de viviendas, manteniendo los ejes centrales de la norma aprobada en 2020.

Por el otro, Juntos por el Cambio solicita la modificación del plazo de renovación de los contratos de locación (volver a los dos años) y de la indexación anual de los acuerdos (actualmente se usa el Índice de Contratos de Locación del Banco Central (BCRA).

El oficialismo tiene asegurada la mayoría, ya que cuenta con 16 de los 31 miembros de ese cuerpo asesor mientras que Juntos por el Cambio tiene 14 integrantes y otro corresponde al Interbloque Federal.

La ley sancionada en 2020 a instancias del bloque de Cambiemos extendió la vigencia de los contratos de 2 a 3 años y fijó un indicador anual de ajuste de valores basado en un promedio de la inflación y los salarios, que ahora son cuestionados por inmobiliarias y propietarios, y que son defendidas por las principales asociaciones de inquilinos.

La discusión llegará a la comisión tras recibir la opinión de 132 oradores pertenecientes a asociaciones de defensa del consumir, de corredores inmobiliarios, y de inquilinos, quienes expresaron posiciones contrapuestas sobre cómo reformar la ley de alquileres.

Fuentes del oficialismo señalaron que, tras analizar las diferentes posturas, decidieron "darle más tiempo a la ley" y encarar las reformas con la mirada puesta en los incentivos ya que el principal problema es la falta de oferta.

En ese contexto, tendrán en cuenta algunos puntos propuestos por el diputado del FDT José Luis Gioja que propone beneficios para los monotributistas y para los propietarios, con el objetivo de incrementar la cantidad de inmuebles para alquiler.