"Los fiscales hicieron lo que en el Derecho se le dice 'excursión de pesca', o sea tomar medidas como un allanamiento, secuestrar elementos sin saber bien qué se está buscando y con el solo propósito de ver si algo se convierte en prueba para imputarle algo a la persona que se persigue", dijo el abogado Juan Lewis, acerca de la ofensiva de fiscales santafesinos contra ex funcionarios del Ministerio de Seguridad y del Organismo de Investigaciones del Ministerio Público Fiscal mientras lo dirigió el ex ministro Marcelo Sain.

El marco es la investigación iniciada por los fiscales Mariela Jiménez y Ezequiel Hernández, a instancias del fiscal regional de Santa Fe Carlos Arietti, sobre el presunto espionaje ilegal que la gestión Sain ejercía desde su función ministerial. Algo que para los investigados y para buena parte del arco político santafesino no es más que una operación de lawfare.

Lewis habló en Sí 98.9 sobre la presentación que le hizo junto a su colega al fiscal Arietti, para marcarle irregularidades en el proceder de sus subalternos en perjuicio de los ex funcionarios investigados, Nadia Schujman, Pablo Álvarez, Diego Rodríguez, Débora Cotichini y Milagros Bernard. 

Teléfonos móviles, tablets y notebooks de estas personas fueron secuestradas el 26 de noviembre del año pasado en un allanamiento sin orden judicial a oficinas del Ministerio de Seguridad en la sede Rosario de Gobernación. Y luego de meses de mantener el secreto, los fiscales accedieron a revelar el resultado de aquella requisa. Allí se detectó que habían ocurrido anomalías. 

"Se intervinieron los elementos secuestrados sin conocimiento de la defensa, se extrajeron datos de los elementos secuestrados. Hay cosas absurdas como la falta del disco rígido de la computadora de Nadia Schujman, y no hay constancia en la cadena de custodia que explique esa irregularidad", reprochó Lewis.

Para el letrado, los fiscales y sus agentes del Organismo de Investigaciones "ni sabían qué estaban buscando, salieron a la pesca, a ver qué podían encontrar para usar. A eso se le llama 'excursión de pesca', y está prohibido procesalmente", enfatizó.

Por todo eso, esta semana Lewis y Cullerés presentaron a Arietti un detalle de las irregularidades en el procedimiento y le advirtieron que a su entender se trata de "delitos de acción pública". Esto connota la posibilidad de que la defensa exija la nulidad de lo actuado hasta aquí. "Hubo irregularidades groseras que la Fiscalía debería explicar", sintetizó el abogado de la militante de HIJOS y ex directora de Control Policial, Nadia Schujman. 

"Es un gravísimo escándalo institucional, pero no el presunto espionaje, que es un invento; el escándalo es la forma en que ejecutan esta investigación, un circo mediático con un objetivo político cada vez más evidente. Allanamientos sin testigos, sin órdenes, violación a la cadena de custodia, ausencia de información clara", recriminó el abogado. 

Lewis y el lawfare: "Es un gravísimo escándalo institucional"