Así, la Cámara tradicionalmente más conservadora del Congreso, que frenó hace dos años la misma iniciativa por 38 votos contra 31, logró esta vez darle luz verde a una ley que prioriza el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo por sobre las objeciones basadas en los preceptos constitucionales de defensa de la vida desde la concepción.

La ley deja atrás una legislación de 99 años que castigaba con cuatro años de cárcel a las mujeres que abortaban y sólo permitía la interrupción de los embarazos en casos de violación o de peligro de vida para la persona gestante.

Sol Rodriguez Garnica 💚 on Twitter

La confirmación de los senadores hasta ahora indefinidos Stella Olalla, Lucila Crexell y Sergio Leavy, de Cambiemos, el Movimiento Popular Neuquino y el Frente de Todos, respectivamente, de votar a favor de la iniciativa, inclinó la balanza hacia "el sector verde" y fue clave para obtener la legalización.

Las voluntades, como en 2018, no se sumaron de acuerdo a los bloques políticos, sino de manera transversal, ya que hubo oficialistas que votaron en contra de proyecto del Ejecutivo y opositores que se inclinaron por apoyar la iniciativa oficial.

Senado Argentina on Twitter

Plan de los Mil Días