El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, "es un hombre con quien podemos hacer negocios", afirmó este domingo el líder euroescéptico británico Nigel Farage y promotor del Brexit, el primer político europeo en reunirse con el ganador de las elecciones estadounidenses. 

Farage hizo esa afirmación en un tuit acompañado por una foto de ambos muy sonrientes en un ascensor de puertas doradas en el edificio Trump Tower, de Nueva York, una imagen que desató la crítica del gobierno británico. Aunque el político expresó a traveés de la red social que "fue un gran honor pasar un rato con @realDonaldTrump”. Además apuntó que "estaba relajado y lleno de buenas ideas. Confío en que será un buen presidente”.

La reunión fue confirmada por Kellyanne Conway, ex jefa de la campaña de Trump, quien detalló que ambos "disfrutan mucho en compañía y tuvieron la oportunidad de hablar sobre libertad, las victorias y lo que esto significa para el mundo”.

Sin embargo ante este encuentro, el gobierno británico aseguró este domingo que el líder interino del partido eurófobo UK Independence Party (UKIP, Partido por la Independencia de Reino Unido) no juega “ningún papel” en la diplomacia oficial del Reino Unido. Esto aunque haya sido el primer político, no sólo británico sino europeo, en reunirse con Trump tras ser elegido presidente de Estados Unidos.

Para sumarle incomodidad, medios europeos aseguran que no se espera que la primera ministra británica, Theresa May, se reúna con Trump hasta comienzos del próximo año y Farage insinuó que las críticas vertidas contra el ahora mandatario electo en los primeros días de la campaña podrían dañar las relaciones con Washington.

“¡Sólo somos turistas!”, matizó Farage a los periodistas mientras esperaba para subir al ascensor.
En tanto, en declaraciones al diario británico The Daily Telegraph, Farage sostuvo: "Trump se rodeó de un equipo de asesores probritánicos, pero no olvida las declaraciones duras contra él de Theresa May y de varios miembros de su gobierno". 

"Tuvieron una cordial conversación por teléfono esta semana, pero aún queda una largo camino", agregó el hombre que fue clave en el referéndum del 23 de junio pasado y en la victoria del Brexit, la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. 

El año pasado, May -que habló por teléfono con Trump el jueves último- y su predecesor, David Cameron, habían descrito al republicano como “divisivo” y “equivocado” cuando pidió prohibir la entrada de musulmanes en Estados Unidos. En esa época no se consideraba probable que el magnate llegara a la Casa Blanca.

(Telam)