YPF y la petrolera malaya Petronas firmaron un Acuerdo de Estudio y Desarrollo Conjunto para un proyecto integrado de Gas Natural Licuado (GNL) en Argentina que abarcará la producción de gas no convencional, el desarrollo de gasoductos e infraestructura de licuefacción y portuaria, que demandará una inversión inicial conjunta de US$ 10.000 millones.

El presidente Alberto Fernández encabezó esta tarde la presentación de la alianza en un acto que se desarrolló en el Auditorio Nacional del Centro Cultural Kirchner, junto al titular de YPF, Pablo González, el presidente y CEO de Petronas, Tengku Muhammad Taufik, y en que también estuvieron presentes gobernadores de provincias petroleras, representantes de la industria de hidrocarburos y ministros.

Ambas empresas firmaron, además, un Memorando de Entendimiento para continuar con la colaboración en Argentina en otras áreas como la producción de petróleo, petroquímica y soluciones de energía limpia.

En su discurso, el Presidente calificó a la alianza como "un momento fundacional" al afirmar que la Argentina tiene la "energía que el mundo demanda y que demandará en el futuro", aún en medio de "una crisis energética inigualable a la que asiste el mundo producto de un conflicto bélico que ha puesto en crisis las condiciones para cumplir las demandas energéticas".

YPF y Petronas, una de las cuatro empresas proveedoras más importantes de GNL en el mundo, trabajan juntos desde hace 8 años en el desarrollo de Vaca Muerta.

Durante el encuentro se precisó que el proyecto contará con unos 10.000 millones de dólares de inversión, en la primera etapa, lo que permitirá producir hasta 5 millones de toneladas/año de GNL.

En un plazo de 10 años, cuando el proyecto esté finalizado, se podrán producir y exportar más de 25 millones de toneladas/año de GNL, por un equivalente a US$ 20.000 millones al año.

En la actualidad el país importa, en el pico de consumo de invierno, alrededor de 35 barcos de GNL por año. Por el contrario, cuando la planta de GNL alcance su capacidad máxima, Argentina exportará más de 460 barcos anuales, convirtiendo al GNL en uno de los principales generadores de divisas para el país.

Esta iniciativa permitirá el desarrollo de áreas de shale gas en Vaca Muerta, la construcción de la infraestructura de transporte hacia la costa bonaerense, de una planta de licuefacción y una terminal marítima que se podría localizar en la zona portuaria de Bahía Blanca.

Más beneficios

Todo ese desarrollo generará miles de puestos de trabajo, impulsará el desarrollo de nuevas industrias y fortalecerá la economía de miles de pequeñas y medianas empresas, además de concretar el esperado proceso de industrialización del gas natural de Vaca Muerta, la segunda mayor reserva en su tipo del mundo.

Al hablar en el acto, el presidente de YPF dijo que el acuerdo "sienta las bases de este sueño de una Argentina exportadora de GNL", en momentos en que la compañía "después de cuatro años de caída de producción, ha vuelto a crecer, logró reducir su deuda, y va a tener el salto de producción más alto de los últimos 25 años", apoyado en el no convencional de Vaca Muerta.

En similar sentido, Muhammad Taufik, aseguró que "el gas es el combustible ideal para la transición ante la crisis energética y la transición energética global, y el GNL es una solución adecuada para satisfacer las demandas mas acuciantes del mundo", aunque destacó que la alianza de YPF y Petronas "incluye también el upstream de petróleo, la petroquímica y las soluciones de energía limpia".

Así, este proyecto de GNL atenderá la demanda mundial de gas, donde permitirá sustituir a fuentes de energía más intensivas en carbón, contribuyendo a reducir las emisiones de gases efecto invernadero.

Cómo surge el acuerdo

La vinculación entre YPF y Petronas comenzó en 2014 con la inversión conjunta para la producción de shale oil en el bloque La Amarga Chica, en la cuenca neuquina, que en enero de este año alcanzó los 100 pozos y una producción de 40.000 barriles de crudo y un millón de metros cúbicos de gas por día, tras una inversión de US$ 2.000 millones.

Con la continuidad de las inversiones conjuntas se espera aumentar la producción a 120.000 barriles de crudo por día, en ese bloque que entró en operación en 2018.

El GNL es gas natural que ha sido procesado y transformado a estado líquido, para lo cual mediante un proceso de enfriamiento a -162 grados disminuye su volumen 600 veces, por lo cual ese estado puede ser fácilmente transportado en barcos o en camiones cisterna.