En una jornada de audiencia pública no vinculante con treinta expositores, concejales, legisladores provinciales y nacionales y miembros de la sociedad civil para debatir la autonomía municipal, el intendente Pablo Javkin destacó la necesidad de avanzar en esta herramienta que ayudará en asuntos concretos y destrabar burocracias como “pedir un permiso para podar un árbol”.

“Es una muy buena iniciativa de la Comisión de Gobierno del Concejo. Venimos discutiendo normas entre Ejecutivo y Concejo que demuestran los límites que está teniendo el régimen de institucional de la ciudad, y la realidad nos muestra que tenemos que ampliar nuestra parte”, anunció el intendente a la prensa al comienzo de la jornada de debate.

“En Argentina en general debemos poder discutir la situación de los municipios, que cada vez asumimos más funciones y cada vez tenemos menos recursos y menos márgenes legales para la funciones que la sociedad nos reclama”, precisó.

Por otra parte, se refirió a las facultades de control del municipio. “Sobre control de policía hemos hecho un pedido por ley que pueda avanzar pero siempre la autonomía te da jerarquía. Un ejemplo es la ordenanza antilavado que fue consensuada en el Concejo. La idea es que las competencias en seguridad no quede en lo abstracto, también dónde podemos intervenir y dónde no. Yo en el tema de la policía me meto y lo pido, pero a veces ni siquiera puedo resolver asuntos como decidir si implementar un parque industrial por la potestad en el uso del suelo”.

Y repasó sobre la realidad actual que resulta limitante a su gestión: “Estamos regidos por una ley orgánica de municipalidades. Tenemos limitaciones para autorizar obras, para el uso del suelo común con otras ciudades, para armar un área metropolitana. Es un certificado de adultez que las ciudades necesitamos”.

Y a modo de ejemplo de la necesidad de autonomía Javkin aseguró: “Hay un trámite ridículo que es pedir permiso para podar cada árbol, porque son normas que quedaron en el tiempo. Rosario tenía 30 mil habitantes cuando surgieron estas normas. Es un momento de destrabarlo, todos estamos de acuerdo”.

Recordó que Rosario tiene 101 años de haber tenido una constitución con autonomía, “cien años de demora, y aun no tenemos autonomía. Ya es tiempo y todas las iniciativas son valorables”.

Consultado sobre la utilidad de la autonomía, destacó: “Nos permite distribuir las funciones, nos han delegado la función educativa y las funciones en salud. Rosario es diferente a otras ciudades con su salud y a pesar de que en la constitución dice que debe ser potestad provincial”.