La intendenta Mónica Fein deslizó este miércoles la posibilidad de corregir su proyecto de presupuesto municipal con un trazo de austeridad, a tono con idéntica decisión que tomó el gobernador Miguel Lifschitz.

"La mitad de nuestro presupuesto es recurso propio, y la otra mitad corresponde a recursos coparticipados. Entonces, si estos recursos no crecen al ritmo de la inflación, también habrá que hacer un presupuesto más austero pensando en cubrir los servicios básicos e ir mucho más despacio con las otras cosas", dijo la jefa municipal al presentar esta mañana nuevas unidades que compró la empresa Rosario Bus para la línea 128 de colectivos.

De todos los efectos del recorte, lo más visible y mentado por estos días es el transporte urbano de pasajeros. Por eso expresó su sinsabor ante el fondo de asistencia que dejará el gobierno nacional, a cambio de suprimir los subsidios al transporte que hasta ahora gira a las provincias y municipios. "Se han eliminado los subsidios en forma directa desde el 1º de enero y se dejó un recurso que representa menos del 15 por ciento, que no sabemos cómo se lo distribuirá. El gobierno plantea que las provincias se harán cargo. Pero el gobierno provincial ya anunció que contará con 8.000 millones de pesos menos de presupuesto, así que la incertidumbre es mucha, analizó la intendenta. 

El Ejecutivo municipal aún no envió su proyecto de Presupuesto al Concejo. Fein aguarda que primero lo haga la Provincia, para saber a qué atenerse. 

Lifschitz reveló el martes haberle encomendado a su ministro de Economía, Gonzalo Saglione, una reescritura del proyecto de presupuesto que todavía no envió a Legislatura. Y estimó en 8000 millones de pesos la dimensión del ajuste nacional que afectará a Santa Fe. 

Fein se alineó en esa postura. Vaticinó un 2019 complejo, tanto en la gestión pública como en el frente interno con la paritaria del Sindicato Municipal. Esta negociación por ahora se rige con cláusula gatillo, de actualización automática por inflación. Pero en el Palacio de los Leones saben que con menos recursos será difícil sostener esos términos con el gremio de sus trabajadores. "Los trabajadores no deben ser la variable de ajuste. Ahora la variable de ajuste somos los municipios, y somos los que más problemas abarcamos, los que estamos más cerca de los vecinos y los que menos presupuesto tenemos", analizó. 

Colectivos nuevos

La intendenta presentó en el Parque Independencia 21 ómnibus nuevos, adquiridos por Rosario Bus para reemplazar unidades en la línea 128. 

Estos nuevos coches cuentan con piso bajo que permite ascenso y descenso accesible para personas con movilidad reducida, están equipados con aire acondicionado y calefacción. Cuentan con un motor con normas Euro 5 (reducción del 80% de la materia contaminante de los gases). Otra novedad es que con ellos se abandona el tradicional color amarillo de los colectivos de esa empresa, propio del sistema aún vigente. En cambio, pasan a ser de color celeste. Empezarán a funcionar desde este jueves. 

Los coches marca Mercedes Benz, tienen suspensión electrónica neumática y motor electrónico de 6 cilindros, que generan al vehículo un desempeño ágil en las grandes ciudades. Su carrocería es Metalpar con 27 asientos, dos lugares para sillas de ruedas con cinturones inerciales, sumado a rampas de ascenso y descenso de pasajeros.

La línea128 Negra conecta diversos puntos relevantes y de mayor concurrencia de la ciudad, tales como Plaza 25 de Mayo, Plaza Sarmiento, Barrio Hospitales, Br. Seguí, Br. Avellaneda, y Hospital Centenario. En tanto que la línea 128 Roja realiza un recorrido de similares características, conectando con el barrio Bella Vista. Esta prestación atraviesa el distrito Centro, y en menor medida el Oeste, Sur y Sudoeste.