Comenzaron las obras hidráulicas que deberán mitigar la erosión del arroyo Saladillo sobre la cascada del Parque Regional Sur.

En esta primera etapa, los operarios trabajan en el el reacondicionamiento estructural del puente Molino Blanco y la protección de la cascada para detener el retroceso de la misma; en tanto que la segunda parte consistirá en la ejecución de una pantalla de hormigón armado.

El presupuesto estimado es de 3.000 millones de pesos.

El secretario de Recursos Hídricos, Roberto Gioria, señaló: “El problema es que la cascada se mueve hacia aguas arriba, se va corriendo y está a 180 metros del puente Molino Blanco que une Rosario con Villa Gobernador Gálvez, generando una situación crítica. Entonces lo que se hace es estabilizar la cascada para que no se mueva más, por eso ejecutaremos tres obras que se desarrollarán en dos etapas. La primera que se inició ahora, corresponde al refuerzo del puente Molino Blanco con pilotes y vigas transversales. Por otro lado, una defensa en la cascada misma con cubos de hormigón y geotextiles. Y próximamente en la segunda etapa, construiremos una pantalla de hormigón armado que va contener el avance de la cascada”.

La ministra de Servicios Públicos y Hábitat, Silvina Frana, expresó: “El gobernador Omar Perotti, desde el primer día de la gestión, puso a esta obra como uno de sus principales objetivos. De hecho la definió como estratégica y de alto valor para toda el área metropolitana. Una obra reclamada durante muchísimos años por los vecinos de Rosario y Villa Gobernador Gálvez y hoy ya están las máquinas trabajando sobre lo que es la cascada El Saladillo, y ya está firmado el convenio para iniciar la segunda etapa”.

Por otro lado, se destacó que la obra implica el empleo de unos 50 trabajadores, y que su resultado final mejorará el entorno al punto de potenciarlo como atracción turística.