El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, firmaron este lunes el convenio de implementación del Plan Argentina Contra el Hambre, y participaron además de la inauguración de un Centro de Integración y Fortalecimiento Familiar.

"Este Plan -que incluye la tarjeta Alimentar- busca garantizar el derecho a la alimentación pero, además, es un gran promotor de empleo y de fomento de muchos de los que producen alimentos en el país", destacó Arroyo.

La tarjeta está destinada a madres y padres con hijos de hasta 6 años que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH), embarazadas a partir de los tres meses que cobran la Asignación por Embarazo, y personas con discapacidad que reciben la AUH y establece un monto de entre 4.000 y 6.000 pesos mensuales para comprar todo tipo de alimentos, excepto bebidas alcohólicas.

Se crearán y fortalecerán los mercados populares, que son espacios de comercialización que promueven precio justo y consumo responsable a partir del encuentro entre productores y consumidores, sin intermediarios.

También se instrumentarán créditos a tasas bajas e incentivos a la economía social y agricultura familiar: préstamos a tasas que no superen el 2 o el 3% y que están destinados a la compra de herramientas y maquinarias.

"Estamos trabajando junto a los municipios y las provincias para que las compras se orienten a carne, leche, frutas y verduras. Las familias eligen pero el Estado guía para mejorar la calidad nutricional y para ello vamos a hacer mucho acompañamiento", agregó el ministro.

Capitanich, en tanto, aseguró que "los chaqueños hoy nos ponemos de pie para luchar contra el hambre en cada uno de los rincones de nuestro territorio", y precisó que "el Nuevo Banco del Chaco va a emitir las 66.499 tarjetas de carácter alimentaria que, a partir del 20 de enero, se distribuirán en cada una de nuestras localidades".