El Gobierno nacional cerró los registros para nuevas exportaciones de aceite y harina de soja “hasta nuevo aviso” y la medida sería la antesala de la implementación de una suba de los derechos de exportación para el complejo industrial de la oleaginosa.

En la actualidad existe un diferencial de derechos de exportación entre el poroto de soja, que paga 33 por ciento, y sus subproductos, como la harina y el aceite, que pagan 31 por ciento. Esa diferencia es la que quiere eliminar Alberto Fernández, a raíz del aumento que registró la cotización internacional de este cultivo en las últimas semanas.

Sobre esta decisión, Pedro Peretti, ex dirigente de la Federación Agraria, aseguró que la medida "no afecta a los productores agropecuarios". 

"Esos dos puntos de aumento significan casi 400 millones de dólares, el debate es adónde va ese dinero", indicó el referente agropecuario, en diálogo con Sí 98.9, y agregó: "Si va a ir a capitalizar el fideicomiso de trigo para subsidiar la harina de este país y que la gente tenga pan barato, me parece una medida excelente".

Si se concreta la suba de 2 puntos en los subproductos de la soja, el Estado podría incrementar la recaudación en unos 400 millones de dólares adicionales elevando la cifra total por retenciones de esos productos a unos 6800 millones de dólares anuales.

Respecto de las críticas desde algunos sectores por la suba de dos puntos en las retenciones a los subproductos, Peretti dijo: "El campo está pasando los dos mejores años de las últimas dos décadas". En su análisis, omitió la sequía que campeó en los meses de verano y que ya se anticipa que incidirá en el rinde final de la cosecha. 

"Hay precios excepcionales, de guerra; pero la gente tiene que comer, hay que ser solidarios y dejar un poquito", concluyó.