Desde este jueves y hasta el 30 de mayo en todo el territorio provincial se imponen nuevas restricciones que buscan contener los contagios de coronavirus. Entre ellas se encuentra el cierre de locales comerciales, cines, bares, restaurantes, patios de comidas y espacios juegos infantiles ubicados en centros comerciales o shoppings.

Sobre esta situación, desde la gerencia del Paso del Bosque, uno de los tres shoppings rosarinos de grandes superficies, sostuvieron que el gobierno ejerce sobre ellos discriminación ya que otros centros comerciales, ubicados en la zona central de la ciudad, están abiertos y ellos no pueden tener esta posibilidad.  

Juan Ignacio Moscariello, gerente de la firma ubicada sobre Avenida de Circunvalación, dijo a Rosarioplus.com, que desde el sector “están muy angustiados por la situación” y no se oponen a las medidas, incluso las consideró necesarias.

El descontento es por cómo están plateadas, pero “se discrimina a los shoppings” porque “permiten que otras superficies comerciales abran", como Paseo del Siglo, Palace Garden, Fisherton Plaza y Falabella.

“Es una medida totalmente injusta”, insistió y ahondó más en el tema: “En los lugares con negocios adentro, el decreto es clarísimo, y no debería estar habilitado ninguno, no nosotros solos”.

En tanto dijo que la firma que representa es un shopping pequeño que cuenta con un patio interno de muchos metros cuadrados y ventilación, además de anchos pasillos y locales grandes. “Estamos siempre bajo la lupa y continuamente hemos cumplido a rajatabla” exclamó en sentido a los controles y protocolos que lleva a cabo en las instalaciones de su comercio.  

“Te indigna que te dejen abierto Falabella con dos cuadras de cola y la gente a menos de un metro de distancia. Además es una empresa que cerró y dejó en la calle a más de 150 trabajadores. Una empresa de capitales extranjeros, pero cierran un shopping donde el dueño es rosarino y apostó siempre por la ciudad, esto a nosotros nos duele en el alma”, disparó de manera categórica.

Sobre sus competidores céntricos (Palace Garden y Paseo del Siglo), explicó que están abiertos por una astucia administrativa ya que su inscripción municipal es como galerías y no como shoppings. Para Moscariello esto resulta “absurdo” y por ello manifestó que “si el gobierno quiere frenar la circulación tiene que cerrar a todos por igual y no puede andar eligiendo quiénes sí y quiénes no.

Y agregó a su mirada de disconformidad con la autoridades: “Según como te anotaste es la municipalidad te permite estar abierto o no y eso es terrible. Nosotros, considero, tenemos muchos más espacios amplios y circulación de aire que estas galerías céntricas, es injusto que porque nosotros estemos habilitados como centro comercial y ellos como galería tengamos que cerrar”.

El hombre a cargo de la firma de la familia Di Santo argumento sobre la situación que quienes habitablemente concurren a los shoppings terminarán yendo a estos espacios, por lo cual si lo que se pretende es bajar la circulación “no se pueden hacer este tipo de diferencias porque  entonces no se va a lograr el objetivo”.

Finalmente, Mocariello pidió a las autoridades un trato igualitario y dijo que no son ni más ni menos que las otras firmas comerciales y acentuó su queja ratificando que “si ellos tienen que cerrar tienen que cerrar todos” o en todo caso que los dejen abrir como a los demás comercios. “No es que quiero que ellos cierren quiero que nos dejen abrir a nosotros, podríamos estar abiertos tranquilamente, pero si el gobierno busca frenar circulación que lo haga para todos por igual”, concluyó.