Pescadores de Rosario y la región volvieron este lunes a concentrarse en la cabecera de la autopista Brigadier López y en el acceso al enlace vial Rosario - Victoria, en protesta por la veda total que un juez dictó hasta el 31 de marzo para todo el río Paraná en jurisdicción santafesina. El corte de tránsito es total y los referentes del reclamo advierten que no lo levantarán hasta tener una señal positiva por parte de las autoridades. "Nos encontramos con una veda que firmó un juez de tres meses, y es imposible vivir así. Hay más de 5 mil familias que vivimos del río y nos cortaron los pies. No queremos bolsones ni planes, queremos trabajar", dijo Azucena, pescadora desde los 8 años, como toda su familia, al móvil de radio Sí 98.9

 

 

El piquete es del mismo calibre que el que la Asociación de Pescadores de Santa Fe despliega en otros puntos de la provincia, y que ya había asomado la semana pasada, apenas se conoció el fallo judicial del juez en lo Civil y Comercial Luciano Carbajo. 

Además del corte en el inicio de la autopista a Santa Fe, hay otro piquete similar a la altura de Maciel, y otro más en la salida de Coronda. En el comienzo del puente se comenzaba a acumular tránsito, sobre todo camiones a la espera de que los dejen circular.

"Remanso Valerio es una familia de pescadores que hoy pedimos que nos dejen trabajar. Miren enfrente del río, en Victoria depredan con una malla de 4 dedos, mientras que nosotros pescamos con una malla de 17 centímetros", comparó Azucena. Esta mujer, de 55 años, también reclamó que Brasil abra las compuertas, porque el río está muy bajo, y así el sábalo puede entrar a las lagunas a desovar. Y refutó la acusación de que "siempre al pescador de Santa Fe se lo discriminó y acusó injustamente de depredador, cuando no es así". 

Por su parte, Jesús Pérez, de la Asociación de Pescadores de Santa Fe, explicó que el dictamen judicial choca contra el reconocimiento oficial por parte del Ministerio de Producción provincial de 4200 familias de pescadores dedicadas a la actividad de manera artesanal y como medio de vida, y que hay otros 2000 pescadores no inscriptos pero que también se ganan el sustento con el mismo oficio a lo largo de la ribera santafesina.

Por otra parte, el pescador marcó la contradicción que expone la situación en Entre Ríos, donde la actividad no ha registrado veda ni restricción alguna. "Esto es una gran injusticia, provoca una gran desigualdad, y desde acá tenemos que ver cómo en la otra orilla siguen pescando sin problemas", reprochó.

El magistrado dispuso la veda al aceptar el 29 de diciembre una medida cautelar interpuesta por dos organizaciones ecologistas que así lo quisieron, con el propósito de preservar la fauna ictícola de la depredación, debido a que la pronunciada y prolongada bajante del río arrincona los peces y facilita su captura.

 

foto Rosarioplus.com
foto Rosarioplus.com